sábado, 30 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 días

Bueno, se acabó.

La verdad, me ha parecido una idea genial (gracias, Kano!) y me lo he pasado muy bien escribiendo estas entradas y, sobre todo, forzándome a hacer una entrada por día. Esto me ha demostrado que se puede hacer, y que lo que hay que hacer es buscar qué contar (aunque luego dé igual si se te escucha o no, los brindis al sol también molan).

He conocido puntos de vista, anécdotas y técnicas de otros, y eso ayuda a perfeccionar esta afición tan chula que tenemos. Da gusto ver a veces qué diferentes somos (como en los gustos, o en las formas de enfocar las partidas), para luego ver que casi todos caemos en los mismos topicazos (como el de los dados propios).

En fin, que he completado el Desafío D30 y muy orgulloso que estoy de haberlo compartido con tan excelentes y admirables blogueros.