domingo, 23 de mayo de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Hacia la Oscuridad

Saltaron a Botajef a través del Thrill de la Nebulosa Denaria.

En cuanto pudieron salirse del alcance de los sensores y pasar desapercibidos a ojos extraños se introdujeron en el Corredor Salin rumbo a Vjun. Serían varios saltos y costaría bastante combustible, pero los apaños de Dash Vondar con las baterías de la nave aumentaban el rendimiento y la eficiencia.

Había varias ideas en el aire... Botajef estaba relativamente cerca de Dathomir. La ruta también podría acercarse a Mandalore. Raydonia estaba en las visiones de Garen. Fue en el salto de Botajef a Phindar cuando el muchacho tuvo una enorme visión que casi lo deja bloqueado. A gritos llegó a la cabina, diciendo que había que frenar ¡YA!

Sacaron a la nave del hiperespacio y allí estaba: una cápsula de salvamento imperial. Garen había detectado el lugar exacto, la Fuerza había guiado al muchacho hasta su visión. Rescataron la cápsula y encontraron dentro un cadáver y un soldado de asalto superviviente. Éste empezó a dar órdenes tan pronto se vio en la Némesis: "Esta nave queda confiscada por el Imperio, pongan el rumbo que yo les diré" y tal y cual... Lucas movió la mano ante su cara y le dijo "tranquilízate, está todo controlado; ya puedes descansar, soldado". Lo mandaron a la cantina y le extrajeron lo que pudieron: un jedi oscuro atacó la nave y se llevó datos. Supieron también que los padres de Gar Garen estaban relacionados con lo que fuera que estaba buscando el jedi oscuro.

Decidieron devolver al soldado al Imperio. Su charla con la vicealmirante Nesh les había dado cierta perspectiva y ésto podría ser un gesto de buena voluntad. Podían o volver a Botajef, donde sabían seguro que estaban los imperiales, pero que les costaría días de viaje por desandar el camino; o seguir el Corredor Salin y llegar a Alba-16, una base imperial que salía en los holomapas antiguos. Eligieron esta última opción, desafortunadamente.

El planeta era orbitado por varios cruceros imperiales, y no pudieron evitar sentir que se metían en la boca del lobo al solicitar paso libre para entregar a un imperial herido, usando la carta de la vicealmirante Nesh como salvoconducto. Aterrizaron en la base imperial (una especie de espaciódromo con cuartel y varias dependencias más) en una llanura enorme en una zona bastante seca del planeta. 

La hierba amarilla rodeaba el perímetro de plastiacero, y más allá vieron con los binoculares una especie de campo de trabajo (¿granjas, tal vez?) ocupado por gentes de diferentes razas. No les dio buena espina.

Al descender fueron recibidos por un oficial que les agradeció la colaboración llevándose al soldado herido, y dejando a seis soldados  con un speeder sin capota con un cañón bláster trasero y un cepo de gravedad enganchado en una de las patas de la Némesis. Agacharon la cabeza y esperaron durante un tiempo. Tiempo que se transformó en una hora y luego varias más. Lucas no lo vio claro y bajó a hablar con el soldado al mando, que le respondió con evasivas, malos modos y sin dar importancia a las palabras del jedi. Lucas no quiso soportar más la situación y se dispuso a anular el cepo, a lo que los soldados respondieron con unas amenazas que acabaron cumpliendo: el combate fue inevitable. 

Lucas intentó no matar a nadie y empujó con la Fuerza y deflectó disparos de bláster, Zeth también salió de la nave y ayudó junto a Garen. Cuando consiguieron reducir a la escuadra vieron llegar desde el acuartelamiento a un A-A5 modificado (era algo más pequeño) que se dirigía hacia ellos abriendo fuego contra su nave. Antes de que Lucas pudiera dar la orden de despegar, Essantha lanzó un cohete mandaloriano a la tanqueta, haciendo que ésta perdiera velocidad y se clavara en el suelo a unos 30 metros de ellos. Subieron a la nave y, a gritos, ordenaron a Plug-In que despegara a toda velocidad. En órbita fueron alcanzados por las baterías de los cruceros, que hicieron mella en los escudos... gracias a los avances aplicados en las baterías por Vondar no saltaron en pedazos. "¡Salta! ¡Salta, madita sea!" le gritaron al droide... y eso hizo.

Lo siguiente que vieron fue al aledaño planeta Phindar haciéndose enorme ante ellos. Cayeron a toda velocidad en dirección a una jungla que lo cubría todo en todas direcciones, y se estrellaron sobre el vientre de la Némesis aplastando palmeras, ocotes, orquídeas, manglares... en unos 100 metros de ensordecedor desplazamiento. Finalmente la nave se detuvo, apoyando su flanco estribor contra los troncos que habían detenido su avance. Se hizo el silencio total. Todos los sistemas se apagaron.

sábado, 22 de mayo de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Ataque en Torque y Visiones del Presente

Torque estaba siendo atacado. 

Las comunicaciones habían sido intervenidas y una nave había aterrizado cerca de Ciudad Torque. La Némesis ayudó durante el combate, y acudieron a destruir la nave esférica que había lanzado a unos extraños homúnculos negruzcos en armadura sobre la población torquense. 

Por lo que descubrieron después, el Palacio de Bwahl fue atacado, intentando matar a todos los presentes con armas cortas. Había grabaciones de Nawarah lanzando por los aires con la Fuerza a varios enemigos contra los muros del Palacio, aplastándolos... Lucas asentía al ver el holograma, recordando a la maestra Secura, su hermana. 

Nawarah estaba herido, en su cama, con un droide médico y con Badir y Essantha Bastra, los chiss mandaloriandos, que habían defendido el Palacio junto con las tropas milicianas del Hutt. Cuando Lucas le tendió los datos de información sobre el "túnel espacial" y cómo usarlo, su rostro herido mostró verdadera felicidad... "Ahora Torque podrá salir de la miseria, y podremos comercial de igual a igual con los planetas interiores... nuestra gente podrá progresar". Durante unos días se mantuvieron en el Palacio para protegerlo, dejando que Nawarah y los Bastra (heridos anteriormente en una escaramuza) se recuperaran; prepararon la nave para un viaje largo y vigilaron que Torque recuperara la calma. 

Viajaron luego a Yavin 4 y allí contaron al maestro Skywalker lo vivido, y ayudaron en todo lo posible a Luke a montar el praxeum. 

No sabrían que una de esas tardes, comido por la curiosidad, Gar Garen se acercaría a una de las celdas del templo donde Zeth Nux había guardado los pergaminos Sith de Selitan y leería uno de ellos, desconociendo el idioma o el alfabeto en que estaba escrito... Entre gritos de terror, el padawan reveló a sus maestros que había tenido una especie de visión en la cual un hombre de negro, sin duda Darth Necronis, asaltaba un crucero imperial y robaba algún tipo de dispositivo con información, matando a casi toda la tripulación. Pudo entender que ese crucero estaba en algún punto cercano a Raydonia, en el Corredor Salin. Fuertes reprimendas cayeron ese día, pero entendían que debían confiar en la Fuerza.

Tocaba decidir el siguiente paso. El más lógico para algunos era Vjun, ya que tanto la consciencia virtual de Juno como otros rumores que llevaban recogiendo desde hace tiempo indicaban que allí se tramaba algo. Quizá el Arquitecto tenía allí una base estable.

Hablaron largo y tendido sobre todo lo que estaba pasando en todo el sector, y Luke decidió acompañarlos a luchar contra Necronis y el Arquitecto. Todo el plan se fue al garete a la noche siguiente, cuando una pequeña nave se estrelló cerca del templo Massassi. Acudieron al momento, y pudieron conocer a Gawynn Carden, una excombatiente de la Alianza Rebelde amiga de Luke. Traía a unos muchachos (un niño y una niña humanos, y una twi'lek y un duro poco menos que Gar Garen en edad y tamaño). La participación de Luke en el viaje habría de posponerse o cancelarse, ya que estos muchachos que Gawynn había traído eran los nuevos estudiantes del praxeum. Gawynn había estado buscando candidatos siguiendo los criterios de Luke, y había vuelto en cuando había podido.

Gawynn Carden, veterana de Lothal, Hoth, Endor y Jakku, entre otras.

Gawynn les contó, cenando una de esas cremas de verduras que hacía Luke, que los rumores de que un crucero republicano que coincidía en descripción con el Scarif había rondado los sistemas aledaños, pero que saltaba con frecuencia incoherentemente, eran ciertos. Ese mismo crucero había dañado sus motores en un ataque el día anterior, de ahí el aterrizaje de emergencia en la jungla de Yavin 4.

De todas formas empacaron y se dispusieron a abandonar la seguridad del templo y saltar hacia Botajef a través del agujero de gusano, al que llamaron Thrill (en honor a la difunta capitana de la vieja nave de Bárid, la Rising Star). De allí el plan era acercarse al sistema e incorporarse al Corredor Salin hasta Vjun... pasando previa y brevemente por Raydonia a comprobar la visión de Garen.

Star Wars d6 EAdlS: Gusanos

Salieron despedidos con la nave en una total oscuridad sólo rota por los las leves luces de los botones del cuadro de mandos, lanzando toda ella gritos por la fatiga del metal por todo el casco y las cubiertas interiores.

Cuando la Némesis despertó de nuevo, sus tripulantes entendieron que habían atravesado la nebulosa Denaria: las cartas y la computadora de a bordo los situaban a pocos clicks de un sistema llamado Botajef. Mientras pensaban qué hacer un crucero de la República surgió del espacio cerca de ellos: era la Scarif, el navío de Shoan Denau.

"Rindan la nave", les decía, "o abriremos fuego". Casi sin darles tiempo, los láser del crucero empezaron a detonar cerca de la Némesis, que puso pies en polvorosa con Bárid a los mandos, esquivando como podía las baterías enemigas.

Al cabo de unos minutos de arduo pilotaje defensivo, un crucero imperial surgió del sistema Botajef; era la Piett, con la vicealmirante Nesh al mando. "Nave de la Orden Jedi Némesis, pase a coordenadas 2-6-2 para entrar bajo nuestra protección". El Piett venía de frente a gran velocidad y, al entrar en zona de combate, lanzó sus TIEs hacia la Némesis y la Scarif.

Un corto debate llevó a Bárid a maniobrar a esas coordenadas y, sorprendentemente para todos, los imperiales lanzaron fuego de cobertura y la Piett se colocó haciendo de parapeto y abriendo fuego con todas sus baterías sobre la Scarif. La nave republicana valoró sus opciones y giró a velocidad máxima hacia el punto por el que había venido. La Piett recuperó sus TIE y escoltó a la Némesis hacia Botajef.

Crucero Imperial Piett
Allí, en un espaciopuerto cercano a los enormes astilleros imperiales, fueron recibidos en una de las salas privadas de una torre de control, por la vicealmirante. Era raro verse "protegidos" por el Imperio. Ninguno bajaba la guardia... Lucas había vivido casi 20 años en la sombra, escapando de esta gente con identidades falsas. Zeth parecido, ocultándose de los inquisidores imperiales. Gar Garen había sido vendido a la hynah por imperiales. Bárid nunca les había tenido aprecio.

Aun así, Nesh los trató con total deferencia, los invitó a chocolate y dulces varios, y les habló del gran proyecto que tenía el Imperio. Que la República era simplemente un golpe de estado puntual que caería por su propio peso, y que el Imperio llevaría la paz a la galaxia de un modo racional, justo y aportando prosperidad a todos los sistemas. Habían fallado en su mensaje anteriormente, pero ahora los moffs tenían otros métodos y otra perspectiva.

Al acabar, la Némesis estaba con combustible y energía recargados, cortesía de Nesh. Agradeciendo el trato recibido, volvieron a despegar y se alejaron de Botajef sabiéndose vigilados. Se alejaron lo suficiente para que los imperiales no encontraran las coordenadas de enganche con el "atajo", y volvieron a meterse en él.

Salieron del agujero de gusano de nuevo a pocos clicks de la Estación Denaria. Esta vez vieron a la Scarif atracada contra ella, siendo atravesada por latigazos provenientes del agujero negro. Prefiriendo no medir fuerzas con la Scarif ni con las poderosas fluctuaciones de energía de la nebulosa, saltaron cuanto antes a zona segura, rumbo a Torque. 

martes, 4 de mayo de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Acreción

El viaje resultó tranquilo hasta empezar a atravesar la nebulosa. Las pantallas, aumentadas gracias a las baterías suplementarias, estaban bajo el control del copiloto Dash Vondar. Mando pilotaba lo mejor posible pidiendo vectores de aproximación a la gigantesca estación. Lucas, Zeth, Gar y Plug-In se disponían al desembarco en cuanto se pudiera.

La visión era irreal: todo era nebulosa, con grandes descargas energéticas impactando entre ellas y contra la nave creando una chisporroteante esfera iónica alrededor del casco. Dash aprovechaba esto para recargar las baterías de las pantallas al tiempo que las usaba para reforzar las defensas. A unas pocas decenas de clicks estaba la estación, que ocupaba gran parte del espacio que se veía desde el frontal de la cabina de la Némesis.

Algo más lejos había un foco de energía no identificado que parecía extraer energía de la nebulosa, pero que a su vez expulsaba energía a grandes latigazos. No pudieron determinar lo que era.

Latigazos desde la negrura
Se acercaron con decisión a una de las esclusas (no compatibles con las de la Némesis) y los tres jedis y el droide abordaron la Estación Denaria en trajes de vacío. El aspecto general era de total abandono, tanto por dentro como por fuera; habrían pasado largas décadas desde su desalojo y posterior olvido por parte de tantos. Lo importante estaba, claramente, en el archivo. Buscaron el lugar y dieron con él no sin pasar por diferentes estancias de la Estación (algunas de ellas demostrando cierto trasiego reciente). 

La Némesis se afanaba en esquivar los latigazos que llegaban del cúmulo de energía, pero fue testigo de excepción de cuando uno de ellos (curvos, gigantescos y dorados) atravesaba literalmente la Estación Denaria... con los jedis y el droide dentro.

Las visiones en el Archivo llegaron al instante. 

Zeth Nux se vio luchando contra el quirodáctilo de nuevo como en su adolescencia. Había visto como su hermano mayor Awol se postulaba como Hermano de la Noche y debía acabar con aquella bestia... pero Zeth sabía que moriría en ese intento, y lo suplantó. Se enfrentó él al monstruo y lo derrotó. Su hermano nunca se lo perdonaría. Y el dathomiriano, expuesto de nuevo a esa elección, volvió a dejar a su hermano sin poder enfrentarse a su rito de paso... 

El quirodáctilo de Dathomir

Lucas Thunderstruck fue atacado por un guardia del Templo mientras exploraba el archivo... ¿cómo era posible? Y su voz... era como un eco del pasado que no lograba fijar en el tiempo no el espacio. 
El guardia se afanó y lanzó acusaciones contra Lucas... El antaño padawan había seguido la Senda Gris de Harlek Dofuss, se había descarriado y durante más de 20 años había estado huyendo del Imperio y dando la espalda a las enseñanzas Jedi. Había renunciado a quien era. Había sido egoísta. 
El guardia agarró de improviso a Gar Garen y se disponía a matarlo... Lucas tuvo que sacrificarse para impedir que el sable láser matara al muchacho. Lucas estaba de rodillas ante el guardia y su sable ya no podía parar la estocada mortal.
El guardia no asestó el golpe y Gar desapareció... Lucas sintió cómo el guardia pasaba el filo de energía sobre su cabeza y le decía "La Fuerza estará contigo... siempre. Levántate ahora Lucas Thunderstruck, caballero Jedi"... Era la voz de Dofuss, que se había quitado el casco y le sostenía la mirada severamente. Lucas vio cómo esa visión se desvanecía.
Honor y rectitud

Gar Garen estaba solo y en pánico. Ni Lucas ni Zeth estaban a la vista. Sintió que el suelo se caía bajo sus pies y vio a su madre, bajo tierra. Su madre muerta a la que no recordaba, enterrada sin sudario ni ataúd. Su madre lo llamaba, pero Gar estaba siendo enterrado también. El miedo lo impulsó fuera de esa tumba, con sus brazos empujando tierra a su espalda, su boca llena de polvo y ceniza, sus ojos ardiendo de dolor.


Todos salieron de sus visiones llenos de desazón... ¿Qué había pasado? Resolvieron que tenían que salir de allí lo antes posible: otro latigazo y podría pasar cualquier cosa. Plug-In había conseguido datos importantes del Archivo, pero ahora lo que primaba era salir por pies. Además, sin previo aviso, empezaron a salir atacantes dathomirianos de todas partes, como visiones de pesadilla desde la mente de Zeth.

Llamaron a la Némesis e intentaron escapar por una esclusa cercana, debiendo salir usando la presión y la Fuerza para "flotar" hasta la esclusa de su nave. En una maniobra conjunta entre las técnicas jedi y la pericia del mandaloriano a los mandos se consiguieron salvar todos. Corrigió los vectores, colocó la nave en posición y, se disponía a saltar cuando un crucero de la república apareció ante ellos. Era el Scarif, y Shoan DeNau les habló desde el comunicador entre las interferencias de la nebulosa. Quería que se acoplaran al Scarif y se pusieran "bajo la protección de la República". Las opciones eran obedecer o salir en dirección contraria... hacia el negror que experimentaba picos energéticos imposibles. 

Digamos que hubo un breve debate en el que la mayoría prefirió probar suerte huyendo. La nave sufrió un tirón gravitacional inverosímil, y fue arrastrada hacia el objeto que parecía estar absorbiendo todo... incluida la Némesis.

La nave fue engullida por un agujero negro en medio de la Nebulosa Denaria.


viernes, 23 de abril de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Revelados

Habían liberado Torque de República e Imperio, pero al mismo tiempo habían revelado su condición de jedis, y su vinculación a una Orden Jedi.

En la superficie Mando y sus dos Hermanos habían estado buscando otros mandalorianos, pero acabaron en una escaramuza en una cantina de los arrabales por una facción desconocida... Los contrincantes los superaban en número y se pusieron en gran peligro. Mando acabó casi matando a sus compañeros chiss al cebar uno de sus cohetes y lanzarlo para matar a los contrincantes. Sus hermanos ignoran qué ha ocurrido, pero fueron rescatados por la milicia de Torque y llevados al palacio de Bwahl. Ellos se quedaron en observación para recuperarse de sus heridas, y Mando pensando en sus cosas.

Por otro lado Lucas, Zeth y Gar Garen pusieron rumbo a Yavin 4 en la Némesis, acompañados por Dash Vondar y el restaurado (o, al menos, en proceso de restauración) Plug-In. Necesitaba varias horas de funcionamiento para que el sullustano pudiera hacer diagnósticos de los procesos del droide, y era una buena excusa para acompañar al joven Garen a conocer al maestro jedi Skywalker y demostrarle sus incipientes habilidades.

El encuentro fue agradable y Luke preparó caldo de verduras para todos y les mostró los avances en el praxeum: aquello empezaba a parecerse a un verdadero lugar de entrenamiento para futuros jedi. Le comentaron la necesidad de viajar a la Estación Denaria y cumplir así con el trato que le habían hecho a Bwahl el hutt (y a Nawarah) hace meses. El jedi les dijo que la Fuerza los guiaría, e incluso vio lógico que el joven Garen fuera con ellos... algo le decía que su destino iba en esa dirección. Asignó a Lucas como su tutor temporal y pidió en privado a Zeth que no le quitara ojo a ninguno de los dos.

Así que al día siguiente partieron a Torque y recogieron a Mando para poner rumbo a la infame e ignota Estación Denaria.


lunes, 19 de abril de 2021

Star Wars d6 EAdlS: ¡Reunidos!

 El grupo pudo escapar bajo la persecución de la República, pero el levantamiento del bloqueo sirvió para que pudieran aterrizar en ciudad Torque y avisar de lo que había pasado. Los mineros de Selitan pudieron finalmente lanzar un SOS, y la Némesis volvería rauda (aprovechando el impasse Imperio-República) para volver a por Mando y rescatar a quien pudieran.

Mando, parcialmente recuperado y acompañado por los dos chiss mandalorianos rescataron a la mayor cantidad de mineros que pudieron y los guiaron al exterior, donde plantaron una señal para la Némesis. Conseguirían llegar a tiempo, viendo desde la entrada a atmósfera una gran nube de niebla verde cubría el lugar donde había estado la entrada-túnel de los hangares a la ciudad subterránea de Selitan. Zeth Nux, hijo de Dathomir, la relacionó inmediatamente con los canopes que se rompieron en la pirámide-templo sith... quizá la magia de las Hermanas de la Noche había sido liberada.

Rescataron a los mineros y a los mandalorianos, y volvieron a toda velocidad a Torque.

Allí Mando y sus "hermanos" (recordemos que también eran de apellido Bastra) buscaron conocerse más y saber qué demonios hacían tres chiss en armadura mandaloriana. Conste que Badir y Essantha lo tenían claro: eran mandalorianos y Bárid debía unirse a ellos para destruir a sus enemigos.

Por otro lado teníamos a Zeth, Lucas y al joven Gar Garen, que había demostrado ser sensible a la Fuerza. Se decidió que había que presentarlo ante el maestro Skywalker en Yavin 4, pero antes habría que resolver el problema del impasse Imperio-República en órbita. Nawarah había intentado contactar con las dos facciones sin mucho avance, y los cruceros seguían en un duelo de miradas que podría acabar muy mal para Torque. Aquí es donde dieron el paso adelante: "Somos Zeth Nux y Lucas Thunderstruck, de la nueva Orden Jedi. Ofrecemos nuestra nave, la Némesis, como campo neutral para acordar los puntos de un alto el fuego y retirada honrosa a sus respectivos sistemas". Tras un tiempo prudencial ambas facciones accedieron. Quizá la curiosidad superó al belicismo ante esta inaudita oferta. ¿Había realmente una Orden Jedi restaurada?

En la tierra de nadie entre los cruceros en órbita a Torque la Némesis se puso en espera en equidistancia sincrónica a los navíos en liza. En ella sólo estaban Zeth, Lucas y Gar. En pequeñas lanzaderas que se acoplaron al carguero llegaron Shoan DeNau, un viejo cónsul que había servido a los intereses de la República desde los tiempos de Finis Valorum y la sorprendente vicealmirante Nesh'omul'slattiri, una esbelta mujer chiss (¿otro? aquello empezaba a ser exagerado; agradecieron que Mando se quedara en tierra con sus otros "hermanos").

Vicealmirante Nesh
Shoan DeNau

Durante unas pocas horas hablaron con los dos representantes y debatieron sobre la posibilidad de una salida honorable sin que nadie perdiera la vida. La exposición de los representantes de la Orden Jedi fue lo suficientemente elocuente como para llegar a un trato: en un momento acordado todas las naves saltarían al hiperespacio y volverían a sus bases. Ambos lados así lo hicieron, pero varias dudas quedaban en el aire...¿Por qué había venido el Imperio en primera instancia? ¿Qué buscaba? ¿Por qué DeNau, con 5 naves sobre 3, había preferido retirarse? ¿Era cierto que las tropas republicanas carecían de la experiencia para enfrentarse a los imperiales, aún en superioridad numérica?

sábado, 10 de abril de 2021

Star Wars d6 EAdlS: ¡Separados!

 Las calles subterráneas de Selitan ardían.

El grupo se dirigía a toda velocidad a los hangares para salír de allí, pero una enorme explosión separó a un lado al mandaloriano y al otro al resto: un trooper con un lanzacohetes disparó a un carguero justo cuando pasaban cerca, haciendo que Mando empujara a sus compañeros para separarlos del peligro, quedando él mismo expuesto al mismo.

Disparos de bláster, llamas, enemigos por doquier... tuvieron que huir. El grupo subió en la Némesis y ascendió lo antes posible del túnel vertical de acceso. En la salida debieron esquivar el bloqueo republicano e imperial, pero lograron establecer una ruta de salida para saltar la hiperespacio hacia Torque... pero no solos: un grupo de cruceros ligeros intuyeron la ruta y los persiguieron.

En Torque, bloqueados por los 3 cruceros del Imperio, no se esperaban a los 5 cruceros que llegaron "escoltando" al pequeño carguero corelliano. 

Carguero Corellian Engeneering Corp. YT-2k21 "Némesis"

La sorpresa hizo que el bloqueo se liberara y que la Némesis pudiera colarse y bajar hasta la capital y aterrizar cerca del palacio de Bwahl el hutt. Pero la verdadera sorpresa fue la que supuso la llegada de Dashen Vondar para Nawarah.

El sullustano Dashen Vondar

Dash Vondar había escapado de la TecnoUnión durante las Guerras Clon, refugiándose con una familia en el planeta Ryloth... los Secura. Nawarah Secura era el hijo pequeño de la familia, hermano de la maestra jedi Aayla Secura.

Ahora Torque estaba bajo la sombra de los cruceros de la república y el imperio. No hacían movimientos y se medían unos a otros en la distancia; al menos el bloqueo ya no era efectivo. Nawarah explicó que ambas facciones estaban limitadas. Por una parte el imperio contaba con grandes profesionales, pero sus efectivos estaban mermados (aquí eran 3 cruceros ligeros). Mientras tanto, la joven república contaba con entusiastas voluntarios, pero inexpertos navegantes. Sus 5 cruceros hacían movimientos fuera de estrategia y desordenados. A pesar de la diferencia numérica, cualquier resultado era posible... aquel impasse podían alargarse demasiado, y acabar mal para el planeta.


Mientras tanto, en Selitan...

Mando estaba aturdido, tirado supino en el suelo entre escombros. Cuatro brazos lo agarraron por debajo de los suyos y lo carretaron rumbo a una portezuela, sacándolo del fuego cruzado. Consiguió abrir los ojos y, a través del casco, vio a dos mandalorianos (hombre y mujer) que lo ponían a salvo. 

Cargaron con él durante unos minutos, pasando a una zona de mantenimiento oculta. 

Eran mandalorianos, sus hermanos, seguidores del Credo que... espera, ¡se quitaban los cascos para atender sus heridas! Mando se sorprendió tanto que no daba crédito. Y, al curarlo, vieron que la piel de Mando ¡era azul!

Mando (nacido como Bárid Bastra) había sido un huérfano criado en el credo del Mandalore, y por ello se sentía diferente en dos sentidos... porque bajo su casco de aleación de beskar era un chiss. Y aquellos dos mandalorianos también eran chiss... Pero no sólo eso: aquellos mandalorianos se presentaron como Essantha y Badír Bastra. ¿cómo era posible que se apellidaran como él? 

Essantha, mandaloriana chiss

Cuando Mando estuvo mejor, gracias a los cuidados de su autoproclamada "hermana" y su medpack con aerosoles de bacta, Mando intentó reflexionar sobre estas personas a las que había conocido. Poco pudieron hablar, ya que se rearmaron y fueron a rescatar y poner a salvo al máximo número de mineros de Selitan.

Bárid Bastra sin casco, "Mando" para su grupo habitual


lunes, 22 de marzo de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Saliendo del pozo

Tras un breve combate consiguieron librarse de los troopers a base de granadas, rifle amban y sables de luz. Tuvieron dificultades para salir de nuevo por el hueco, mientras el geoda se hacía añicos en su interior: la energía-niebla verde intentaba pugnar por salir de la pirámide.

Tuvieron que moverse fiándose de lo que el joven Gar Garen les decía, colándose por canales de ventilación, por sumideros, para no encontrarse de frente con el combate que se libraba en las calles. Al parecer tanto las tropas republicanas como las imperiales se habían encontrado unas con otras en la zona residencial y aquello era una batalla urbana a la que se habían unido los matones de la hynah y algunos mineros que intentaban escapar del combate.

Zeth, Lucas, Mando y Gar buscaban la manera de regresar a la Némesis, pero parando antes para recoger a Dashen Vondar, el mentor sullustano de Gar. Dash y el muchacho vivían en uno de los cubículos-apartamento de la Calle Principal, ahora bajo fuego intenso de bláster. 

Tras un breve combate contra Black Troopers imperiales que se saldó con heridas por fuego amigo de granada sobre Zeth (Mando no calculó bien), lograron llegar a la residencia y sacar a un herido Dash de entre los restos de la habitación. Lucas entendió entonces: al ver esos restos supo que Dashen había sido el que mandó la vieja sonda imperial a Yavin 4.

Salieron a toda velocidad hacia las plataformas de aterrizaje pero, ¿con quién se encontraron? De nuevo, otra vez, imposible, pero cómo lo hace... Darth Necronis... esta vez tan sorprendido como ellos, todo hay de decirlo... ¿Por qué en Selitan? ¿Por el templo? ¿Habría llegado información al lord sith del descubrimiento de los mineros?

Necronis no aceptó demasiado tiempo las tablas y la charla con ellos, y prefirió retirarse a recibir los disparos inminentes de imperio, república y lo que demonios fueran ese jedi, el dathomiriano y el mandaloriano. Todos huyeron hacia sus naves en medio de las múltiples refriegas.


Profecías, de Roberto Alhambra

Hace ya unos cuantos años me acerqué a participar en unos encuentros de rol y simulación que hubo en Compostela. En esa ocasión no quise participar dirigiendo, me apetecía ir a probar cosas nuevas. Por la mañana jugué una decepcionante partida de Star Trek con FATE, y por la tarde estaba apuntado en una de Cyberpunk, pero no muy convencido.

Aquella tarde Jesús Rolero bajó (en plan partida "pirata") el Fall of Magic para jugarlo en las jornadas. Yo aquel día comí con él y con otros aficionados. Uno de ellos, Roberto Alhambra, estaba en la partida de Fall of Magic. Me dijo: "que no, que veo que tienes ganas de jugarlo: te cambio el asiento y voy yo a la de Cyberpunk".

Este mes pude devolverle ese favor testeando su nuevo proyecto: Profecías.

Profecías es un juego de crear historias por medio de escenas de gran dramatismo que usa un motor de cartas y dados como respaldo a un gran sistema de preguntas, respuestas e improvisación. Cuenta con varios cuestionarios y mazos que ayudarán a un grupo de entre 3 y 4 jugadores (con uno de ellos como facilitador del juego, de ser necesario) a presentar, desarrollar y cerrar una profecía de 1 (la que jugamos nosotros) ó 3 personajes (las normales) creados ad hoc, que podrán interconectar con las otras que oferta el juego en el modo campaña. Nunca dos profecías serán iguales.

Yo no es que sea espacialmente fan de este tipo de juegos, ya que tiendo a pensar que exigen que el grupo esté muy "a lo que tiene que estar". Mis experiencias con Fantasmas Asesinos, Fiasco, Fall of Magic, Follow, Polaris... mis lecturas de Cuentos de Ánimas o The Quiet Year, me hacen pensar que se necesita de un grupo de gente determinada para poder disfrutar de ese tipo de experiencias de juego.

Pero pude comprobar que Profecías potencia la sensación de sentirse acompañado y favorece la narración de un modo respetuoso para los tiempos y predisposición de los jugadores. Para los más "echados para adelante" tiene su justa medida de déjate llevar y de pero vete al grano, cosa que me gustó mucho.

El juego comienza con la elección del tipo de Profecía que se jugará de entre varias que oferta. Nosotros elegimos una en la que toda la mesa llevaría a un único personaje (en nuestro caso una joven que creamos entre todos gracias al facilitador y a un sistema de preguntas y respuestas sencillas pero que aportan profundidad a la historia) a través de una suerte de anagnórisis que la llevó de joven perdida en una caravana a señora de los demonios del desierto en cuatro escenas más epílogo. Cada una de estas escenas era narrada por un narrador y secundado por los otros jugadores ya como Pnjs o aportando "sabor" a la escena. En relación a cómo termina la escena, el narrador rota para la siguiente, haciendo así que todos podamos aportar nuestra escena al relato profético que vivimos.

Se crean Pjs y Pnjs, lugares, flashbacks, y escenas enteras en base a ideas sencillas que surgen del grupo y de los mazos, así como de puntuales (pero decisivas) tiradas de dado (ganados éstos en relación al uso de ciertos elementos narrativos en las escenas que se jueguen), pudiendo generar casi un entorno completo de una campaña de rol. 


Roberto está todavía en ello, pero creo que el proyecto está muy avanzado. Espero tener la oportunidad de verlo en tiendas, porque me parece un juego diseñado con mucho mimo y por una persona muy inquieta a nivel creativo.


domingo, 28 de febrero de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Terrores bajo tierra

 Mando tenía visiones de vez en cuando, pero permaneció atento a la nave, que era su prioridad. La iban a usar contra El Arquitecto, contra el Imperio, contra la Nueva República. Zeth propuso llamarla "Némesis" (la venganza retributiva).

Durante los plácidos días que pasaron en la cuarta luna de Yavin sus espíritus se calmaron. La presencia del maestro Skywalker y de sus enseñanzas traían remanso a sus incertezas y temores. Pero un día comprendieron que debían ir a Selitan para averiguar quién había recibido la transmisión de la vieja sonda imperial. Por ahora era la mejor pista a seguir.

El viaje fue corto, y el recibimiento lleno de sorpresas: Syko, un mon calamari supervisor de las minas de Selitan los confundió con agentes encubiertos de BSI... digamos que un mandaloriano y un dathomiriano tatuado no parecían de otro bando posible.

La superficie de Selitan
Selitan era una colonia subterránea (la superficie era tóxica y radiactiva) a la que se accedía por una chimenea hasta un astródromo para 5 ó 6 cargueros. Todo estaba lleno de polvo, de caras arrugadas de esclavos mineros de la Hynah. La zona residencia, cercana al astródromo subterráneo, eran como ahbitaciones de un motel barato acumuladas como piezas de un juego de bloques hasta una altura de 5, en una ancha calle principal (por llamarle algo) que comunicaba a las zonas de trabajo, talleres y las minas

El mon calamari les explicó que "el hallazgo" estaba en una galería a varios clicks. Habría que ir andando, ya que la era una galería recién abierta a mano y era inestable. Pero valdría la pena. El muchacho que la encontró, Gar Garen (un humano de unos 13-14 años) estaba allí junto a su jefe de galería, un sullustano de unos 60 años, casi ciego del desgaste. Lucas percibió algo subyacente en el pensamiento acelerado del mon calamari... Eran esclavos de la hynah, pero esos mafiosos no sabían nada del "hallazgo"; había informado en secreto a Imperio y República con la esperanza de que intervinieran finalmente en las ilegalidades que en Selitan se llevaban a cabo por parte de la mafia.

Gar Garen, esclavo minero

Gar Garen los guio a través de las galerías de la nueva mina hasta una entrada en la roca que comunicaba con un gigantesco geoda. toda la superficie interior estaba cubierta de cristales, y en el nivel del suelo, en medio, una pirámide de roca negra y rojiza presidía en la oscuridad la enorme burbuja natural. Zeth lo reconoció al instante: el hallazgo era un templo Sith. El muchacho había encontrado, por instinto, un templo Sith. Descendieron junto a Garen por el hueco de la pared hacia el interior.

Geoda

La exploración reveló que el templo tenía una gran losa bloqueando la entrada, inserta en las paredes de la pirámide. Lucas la elevó usando la Fuerza, pero se vio que había otra justo después. Mientras Lucas mantenía la primera, Zeth elevó la siguiente... ¡para descubrir una tercera losa de entrada! Obviamente era un templo Sith, y se necesitada cumplir la Regla de Dos para poder acceder; un solo jedi no lo habría conseguido. 

El templo

Una vez superadas las tres losas de entrada el interior era oscuro, iluminado tenuemente por unas velas de luz verde enfermizo. En un pedestal había un holocrón sith y, en un atril, tres pergaminos raídos con escritura extraña. Bajo el pedestal había una suerte de vasos canopes. Al retirar el holocrón y los pergaminos un gas verdoso comenzó a salir del interior de los recipientes, envolviendo el lugar hasta la altura de las rodillas de una niebla maligna... Zeth, hijo de Dathomir, propuso largarse de allí cuanto antes.

Tuvieron que repetir el alzado de losas de nuevo mientras Mando se preparaba con su rifle amban para cualquier eventualidad. El joven Gar Garen llevaba en asombroso shock desde que los jedi elevaran las losas... nunca había visto algo parecido, pero...

¡Troopers republicanos!
Mando empezó a disparar cuando la última losa se abrió: soldados republicanos disparaban contra ellos desde el hueco de entrada del geoda: "¡Rendíos escoria imperial!". Creyéndose con más posibilidades si se enfrentaban contra los troopers que contra la niebla verde, salieron al exterior soltando la losa y poniéndose a cubierto entre los cristales que salían del suelo. Garen, joven e inexperto, estaba paralizado. Un trooper sacó un detonador ligero y lo lanzó contra en grupo, pero Lucas consiguió rebotarlo y herir a los soldados... pero la onda expansiva hizo vibrar el geoda: ¡cristales caían del techo como lanzas sobre nuestro grupo!

Fue entonces cuando Gar Garen lanzó un enorme grito de rabia, creando incontrolablemente una especie de escudo invisible que pulverizó los cristales que caían sobre ellos en simple arena... Zeth y Lucas miraron asombrados al muchacho (aquello explicaba cómo había encontrado el templo), mientras Mando mascullaba bajo su casco de beskar un "maldita sea, ¿no eran suficentes?, ¡otro más no!".