lunes, 25 de noviembre de 2013

Carwill, el Semielfo

Desde hace tiempo quería empezar una partida old school con mis secuaces de la malignidad. El problema es que es raro pillarlos a los cuatro juntos. Dos viven a diez metros de mi casa, pero uno de ellos se había ido de campamento este verano cuando podíamos empezar a jugar. Eso me daba la opción de empezar sólo con un jugador, y un sandbox de un solo jugador  (mi ahijado y sobrino de futuros 14 años) para OD&D puede tener un índice de mortalidad disparado.
Miré varios sistemas que me podían interesar, incluyendo las reglas del Black Streams Solo Heroes.

Al final empezamos con La Marca del Este, y se hizo un semielfo. Planté el pueblo de Silverton en el medio del mapa, al oeste un bosque con las ruinas de Brookmere y al este una larga y enorme cordillera con varios lugares interesantes, incluidas las minas de Idylls of the Rat King. Consiguió sacar, con bastante esfuerzo, una caja llena de plata de la mina. Con eso se ha comprado una casa en ruinas en Silverton y se dispone a usarla como base de operaciones. Encontró allí (en la mina) a un moribundo Brion (el prota de Retorno a Brookmere), recuperando de paso el amuleto de Mímulus. Eso indica que entre los que tomaron Brookmere y los de la mina hay algún tipo de acuerdo.

Hace un par de semanas cambiamos a D&D 3.5, sigue de semielfo y ahora es explorador; está en nivel 2, pero me parece que estoy siendo un poco cutre con los px teniendo en cuenta que va solo (recuerdo que en Rolemaster se duplicaban los px recibidos si ibas solo). En fin, que al menos tengo a uno interesado, y con ganas de más. Y leyendo el Señor de los Anillos.

Por ahora, satisfecho.

¿La Campaña? Pseudosandbox pero con lugares míticos de antiguos dungeons publicados para que pueda decir "¿Templo del Mal Elemental? Eh! Ahí estuve yo!", y grandes zonas en blanco para explorar, intentando emular el estilo West Marches. Y cuando venga algún sobrino más, o algún amigo suyo, pues que se haga un pj y a descubrir el mundo. Y a ver qué sale.