miércoles, 6 de noviembre de 2013

Desafío D30 #6: Tu mejor crítico en una partida de rol

 Ha habido muchos con los diferentes grupos de juego que he tenido. El mejor de los últimos tiempos ha sido, sin duda, un gol que le colé a un jugador en Star Wars.
Se había hecho un mercenario y, a pesar de haber pedido trasfondos un poco currados, el jugador no me había dado nada. Los otros sí. Y la historia empezó, partiendo de una misión jedi que salía desde un espaciopuerto de Coruscant; se mezcló la acción con sus historias personales y nada, el tío que no me entregaba nada de lo que le había pasado antes del embarque. Al final, y sin decirle nada, se lo monté yo. En un momento dado los personajes se encontraron con unos clones (era justo en la época del golpe de estado de Palpatine) muertos, y el personaje ¡ERA IGUAL a ELLOS! Es más, descubrieron luego que hubo una remesa de clones “activada” en Coruscant justo antes de que comenzara la misión jedi. El jugador me miró con cara de asombro y me dijo: “pero, ¿cómo es posible? No tiene lógica ¡No puedo ser un clon!”, a lo que yo le respondí: “¿No? ¿Qué hubo antes de Coruscant?”. Con ese golpe en forma de pregunta exigía saber cualquier dato del personaje de antes de haber embarcado... dato que su jugador no había ni pensado ni aportado. Fue entonces cuando entendí que aquello había sido como un crítico...

Los cinco largos segundos de silencio total que hubo después en la mesa, con la cara boquiabierta de perplejidad del jugador, y las carcajadas de después de los otros dos jugadores fueron la caña brava. La cara fue tal cual la de un hombre que descubre que no tiene pasado y que su existencia es una farsa. Impresionante.