viernes, 30 de octubre de 2015

Volviendo a lo simple

Bien, acabada la crónica de Héroes Urbanos (en la línea de Arrow o Daredevil) en la que usamos FAE, empezamos Campaña nueva de... ¡fantasía heroica!

Le dimos vueltas al tema y algunos querían jugar a Vampiro (una Crónica en el siglo XV que tenemos medio colgada) o Ravenloft. Al final prevaleció la idea de Ravenloft. El problema es que, después de una campaña a Midnight en la que rompimos las estadísticas de tiradas bajas (recuerdo cosas como 5 ó 6 asaltos para matar a enemigos de 10pg), ODIAN el D20.

Al final le dimos una oportunidad, pero no a la 3.5 de D&D. Ni a la 3.75... Ni AD&D... al final elegimos ACK. Me gusta la estética, la ficha, el sistema simple de "tú saca mucho" y listo. Pocos valores en la ficha, jugabilidad, roleo, libertar para el máster
y viejas sensaciones.

Tenemos a dos elfos llegados de Semberholme y Cormanthor en una caravana comercial, en ruta hacia el Valle de la Bruma, después de unos años donde una enorme Plaga ha aterrorizado toda Faerun. Una Plaga que parecía un castigo de los dioses, y que ni ellos querían o podían curar; cuando los paladines y los elfos cayeron enfermos el terror se instaló en la sociedad. Las comunidades se aislaron y comenzó una economía de subsitencia que empobreció a todos. No había noticias, excepto las traídas por aventureros valientes que viajaban entre comunidades.
En Vado de Ashaba está un joven muchacho que descubre que posee capacidades especiales y, después de haber perdido a sus padres, está bajo los cuidados de un veterano paladín retirado llamado Digrán. 
Meses han pasado desde la última muerte por Plaga.
La llegada de la caravana comercial de elfos ilumina los rostros de los habitantes del Vado de Ashaba. Pronto corren las noticias y, en El Ciervo Blanco, la posada-taberna al otro lado del río, el enorme posadero Jol y sus clientes habituales, el enano Thordil y el elfo solar A'zzal (antiguos aventureros y compañeros de Digrán), permanecen atentos a los acontecimientos.

Así que tenemos a dos elfos (un nightblade y un spellsword) y un paladín para explorar los alrededores y descubrir hasta qué punto la Plaga ha remitido.

Voy a usar un variadillo de reglas ACK, pero con reglas puntuales de ventaja/desventaja como en la 5ª edición, críticos y así. Además, al ser un grupo pequeño, los aportes de experiencia serán mayores (no me tiene sentido que orcos o gnolls den solo 15px, por ejemplo) tratando más que los px no vengan "por pieza", si no "por objetivo del grupo cumplido". De ahí que sea importante saber qué buscan, qué se proponen y cuáles son sus intenciones.