sábado, 9 de noviembre de 2013

Desafío D30 #9: Tu mayor pifia alrededor de los juegos de rol

 En segundo de BUP, con 15 años, se nos daba a dos colegas y a mí por seguir una campaña en los recreos en agónicas sesiones de 25' de MERP. Era raro para los demás, pero nosotros lo pasábamos genial (seguimos en 3º y COU). Bien, pues la profesora de Lingua Galega de ese momento tuvo la idea de hacernos exponer un tema, el que quisiéramos, durante unos 15 minutos.

Y elegí los juegos de rol. A tomar por culo.

Varios de clase ya nos habían visto (y oído) en acción y tenían curiosidad, así que tenía al público ganado... hasta que empecé a explicar cómo iba la cosa. Intenté ser bastante claro, exponiendo más o menos la idea base de lo que es una sesión de juego después de hablar un poco de orígenes e historia. Y bufff. El grupo (2ºE, 1992-3, del Rosalía de Castro de Santiago) era de lo peor del instituto en cuanto a comportamiento, repetidores y demás; pero conseguí que no dijeran ni mú en 15 minutos. Los tuve anonadados. Algunos creo que no daban crédito. Cuando acabé, después de enseñar varios dados y esperar preguntas, lo primero que me dijo la profesora fue que la exposición, bien... pero que no acababa de entender bien el asunto. Esteban, un repetidor con el que me llevaba bastante bien lo dijo más claro: “manda carallo, no m'enterao de nada”.

Lo peor fue al año siguiente, el curso '93-4, que fue cuando mataron a Carlos Moreno. Ahí tuve que sacar algunos críticos en las tiradas de intimidación. En fin...