viernes, 26 de enero de 2018

Trilogía: El retorno de la grey

Esta entrada se relaciona con La comunidad del rolerillo y con Los dos roles


Una vez completadas las dos terceras partes (una en la cual expreso mis dudas sobre si como roleros podemos (o si merecemos) considerarnos comunidad y otra donde me reafirmo dado el hecho de que somos bastante bruscos y poco dialogantes entre nosotros en bastantes casos, incluso cuando defendemos las mismas tesis) paso a reflexionar sobre algo que está surgiendo en los últimos tiempos: el manifiesto rolero.

En su 4º acepción "grey" significa conjunto de individuos que tienen algún carácter común, como los de una misma raza, región o nación. Asimismo, en su 4ª acepción la palabra "comunidad" significa conjunto de personas vinculadas por características o intereses comunes

Lingüísticamente hablando los roleros somos más comunidad que grey, obviamente, pero es que necesitaba completar el juego de palabras del título. Aún así... ¿somos grey? Es decir, como aficionados a un hobby determinado tenemos un "carácter común"? ¿Y cuál es este? ¿Que somos imaginativos? ¿que queremos contar historias? ¿jugar? ¿querer ser respetados por lo que hacemos como comunidad de aficionados? 
Horda mola, pero igual lo de "horda de roleros" nos daba mala prensa. Peor prensa, quiero decir.

Supongo que no, que ninguna de esas cosas refleja un "carácter común" tal y como la acepción entiendo que designa (orejas de punta, color de piel, acento particular, ser vagos, chovinistas...).

Lo que sí que nos podría definir es un interés común. Pero, de nuevo, ¿cuál? ¿jugar? ¿diseñar? ¿comentar? ¿bloguear? ¿criticar constructiva o destructivamente? ¿Todo ello?

Maldita sea, si es que además estoy montando la casa por el tejado: partimos de la base de que malamente puede haber un carácter común en una comunidad de roleros si somos incapaces de definir qué es un rolero. 

¿Podemos asegurar que "rolero es el que juega a juegos de rol"? Como definición parece bastante de perogrullo, pero claro: ¿futbolista es el que juega al fútbol? ¿ajedrecista es el que juega al ajedrez? ¿Simple y llanamente? 
¿Puede haber autodefinición en estos términos? Es decir: ¿roleo ergo sum?
Desde mi punto de vista rolero será el que así se considere a sí mismo. Esto es una afición, y creo que eres parte de esa afición de un modo voluntario. Autoimpuesto.

¿Cómo justificarlo de manera documental? Pues por medio de asociaciones. Esas asociaciones tendrán unos principios, normas y carácter propio. Diferentes asociaciones de una misma zona podrán compartir esos valores por medio de principios que las unan en una suerte de hermanamiento. Esas hermandades podrían dar lugar a una federación dentro de un marco común de trabajo, valores, visión de conjunto a largo plazo.

Comunidad, grey, llamadlo como queráis. Y de esa unión de uniones, de esa colectividad, sí podría surgir un sentimiento real de "tomadnos en serio". De "dejad de poner mierdas en vuestros periódicos y cadenas de televisión". Y concretar un manifiesto que nos represente a grandes rasgos. Y que en todas las jornadas haya un mínimo de normas (y que se reconozcan como acto oficial de la federación de jugadores de rol) que unifiquen criterios diversos.

Pero, en mi pesimismo (o realismo, que vienen siendo sinónimos), permitidme la duda.