lunes, 29 de julio de 2013

Coincidencias

A principios de julio actualizaba con una entrada sobre el Hexcrawl que estamos desarrollando en la Frikoteca. Era una entrada bastante inocente, sin romperme mucho la cabeza. Se trataba de uno de esos días en que apetece escribir y, qué coño, aparece un tema.

Enganché la entrada en blanco y empecé a llenarla. Y salieron cosas curiosas. Pero llegó el problema de poner nombre a esas cosas. Y me salió que el grupo de aventureros que pululaba por la zona eran los "Jinetes de Angrois".


Supongo que en aquel momento nadie, o casi nadie, reparó en ese nombre (o en el de Aríns, o Nemenzo, que también puse). Sí, es uno de los barrios de la periferia de mi ciudad, Santiago de Compostela. Me vino el nombre a la cabeza porque, además, el mayor de mis hermanos vive allí, en Mouronzón. Allí, a menos de cien metros de su casa, fue donde descarriló el tren. Junto con mi cuñada  y otros muchos vecinos fue de los que llegó, arrancaron las vallas y saltaron a la vía.

Mi abuela, en broma, solía decirnos cuando estábamos diciendo palabrotas o haciendo cualquier brutalidad, "¡Pareces de Angrois!", porque solía haber por la zona gente muy ruda. Por mi parte, a cualquiera que emprenda una heroicidad a partir de hoy le diré "¡Pareces de Angrois!"