sábado, 1 de noviembre de 2014

El Máster Suegra

Los jugadores de mi grupo suelen decir que soy un poco "máster mamá", ya que el índice de muertes de pjs en mis campañas suele ser bastante bajo y altamente justificado.
En general detesto matar a un pj "porque sí" o que se muera por una tirada desafortunada en un momento que no viene a cuento. Ya sé que cuando no necesitas que alguien tire dados lo mejor es no pedir que los tire... pero a veces te puede la costumbre y surge que en medio de un viaje deben cruzar un río y te planteas "igual si falla se le mojan las provisiones y ya tenemos un  motivo más para que paren en el pueblo cercano", y va y le sale pifia; tira para ver cómo de grave es y, de nuevo, saca lo peor posible, quedando totalmente justificado que se ahogue. Un héroe del reino la palma cruzando un río. Súper épico.

Yo es que soy de los que piensa que los pjs son los protagonistas de la historia y que, si deben morir, debe ser de manera integrada con la trama, que tenga sentido y que nos dé sensación de que todo enlaza con algo. Es raro (a no ser que seas fan de George Martin) que la gente se muera sin más, aunque eso sea lo más normal en el mundo real. Tal vez por eso procuro que, jugando a rol, la cosa sea distinta.

El caso es que esto se puede entender como que soy "máster mamá". Vamos a ver, es que ¡hasta me lo llaman jugando a juegos como Heroquest, Descent, Furia de Drácula o Super Dungeon Explore! Es lo que hay.

Pero veo que sí, que realmente hay gente que se lo toma como algo negativo. Que lo que mola es matar pjs y hacérselo pasar mal. Yo complico las tramas y procuro hacerles pensar mucho y romper acertijos y explotar relaciones sociales, pero no les planto mil enemigos delante por nada con la esperanza de matar a alguno y que luego digan "caray, qué máster más duro; tuve que explotar mis dotes y poderes al máximo". Y se sienten orgullosos de actuar así, y van con la cabeza alta diciendo que "mi ratio de muertes por partida es altísimo, juas, juas juas"... Pues yo esto es lo que voy a dar en llamar Máster Suegra.

Y ahora les planto 5 dragones de plutonio jugando al póker en esta habitación...
 Un Máster Suegra es el que prefiere tocar los cojones y hacértelo pasar mal con el mínimo esfuerzo: tu espada-artefacto única que has tardado como 30 sesiones en conseguir reunir se rompe con una pifia tonta, te salen 100 orcos de la nada ("para dar ambiente, que veo que os aburrís) y potencio que os hagáis la puñeta entre pjs (el ladrón os roba de noche, el clérigo cobra por curar y el paladín os mata a todos por ser de otros alineamientos diferentes al Bueno). Un máster mamá (como yo) procurará manteneros unidos y en tensión, planteándoos vuestro lugar en el mundo; os tendrá buscando soluciones fáciles a problemas difíciles que no sean solo de combate, y os mantendrá lo bastante vivos como para poder enfrentaros al dilema final como los héroes que sois.

Y entonces el dragón se inclina y dice: "Me habéis derrotado; nunca podría resolver ese acertijo...
podéis coger de mi tesoro lo que queráis"
El Máster Suegra procurará hablar de lo paquetes que son sus jugadores, que siempre caen en las mismas trampas ("pardillos") y que este año ya llevan 5 TPKs ("es que no juegan como un equipo"... ¿será porque consigues que sospechen continuamente unos de otros?). Un máster mamá (como yo) se sentirá orgulloso, como buena mamá, de cuando consiguieron desentrañar los enigmas que abrirían las puertas a otro mundo, recuperando el alma de un pnj muerto al que habían cogido cariño (sin más) para traerlo de vuelta al mundo de los vivos.

En definitiva, que si tengo que elegir, me quedo Máster Mamá. Igual de entrada ya saben que no los voy a matar en esa emboscada inicial que solo sirve para presentarles a unos pnjs a los que salvan para enganchar con el resto de la trama. Pero al menos saben que, cuando mueran, lo harán por algo o por alguien.