miércoles, 12 de febrero de 2014

Frikirrolero de nota

El otro día coincidió que estaba con mi sobrino Anxo y empezó un episodio de Dragon Ball Z en la TVG. Empezamos a hablar de qué época sería, de si este era tal personaje y yo le comentaba que, a mi entender, la serie original, la que en Galicia fue As Bólas Máxicas, fue la que en verdad arrasó. Todo lo que vino después para mí fue paja y combates de semanas y semanas de duración que se hacían insoportables. Todo centrado en enemigos y nada en aventuras simples como antes. Gente que se moría a propósito para ir a entrenar al Cielo... en fin, de coña.

Le comenté que, allá por 1991 ó 92 diseñé el juego de rol de As Bólas Máxicas, y él se reía en plan "joder, ¡qué friki mi padrino!". Tenía sistema BRP y había muchas listas de habilidades de combate aparte de puñetazo, patada y cabezazo; con el POD podías aprender técnicas especiales, y la "magia" venían siendo los ataques y movimientos especiales, como la Honda Vital (kameame creo que era en español), lo de desaparecer a la vista, volar...

Le contaba que, tiempo después, cuando conocí a más roleros de otras ciudades, me comentaban que sí, que ellos también habían escrito su propio juego de rol del universo de Toriyama. Al final era un nexo común que nos hacía mogollón de gracia... "¿Pero tú también?"

Llegué a la conclusión, y así se lo expliqué en broma a mi sobrino, que "no eras un friki rolero de verdad si no habías cruzado ese Rubicón llamado Songoku RPG".

Implicaba ser un frikirrolero de nota.