lunes, 16 de septiembre de 2013

Ar-08 (II)

Continuaron su exploración, y durante la mismo ocurrieron muchas cosas, que resumiremos rápidamente: uno de los técnicos (el médico-botánico) revisó la Bahía Botánica para descubrir que había algún tipo de manipulación en ciertas semillas... esporas, a las que había estado expuesto.
Posteriormente fueron atacados por un individuo en un área de habitaciones. Mucho caos y el botánico herido de muerte mientras sus compañeros lo atendían. Lo extraño fue que se recuperó al cabo de minutos, como si las esporas curaran su cuerpo.
El agresor había huído, pero se intuía peligroso. La nave era un misterio, pero lograron llegar al puente, donde el ordenador de la nave (cómo no, "Madre"), los reconoció.

Diagnosticaron los problemas, pero fueron incapaces de encontrar su localización. La velocidad era estable a "1/20"... dedujeron que era 1/20 de c.
Descubrieron que la nave perdía agua y aire por unas brechas en el casco. El técnico ingeniero saldría a repararlas mientras el físico y el botánico (recuperado gracias a una hormona que había desarrollado) se harían con el control de la nave. 

Todo se quedó en silencio al buscar la carga de la nave: la misión comprometía a casi 100000 humanos hibernados.