lunes, 10 de febrero de 2020

Derrotas sistemáticas

Yo lo he intentado. Lo juro. Pero me rindo. No he podido. Demasiadas quejas y demasiado ruido. 

Al final no he sido capaz de transmitir las bondades y las mecánicas del sistema FATE a mi grupo habitual. 

Pero no puedo culpar a nadie. Ni a mí mismo en este caso, porque no puedes mostrar algo a quien no está interesado. No gusta. No atrae. No llama la atención. A veces ni se quiso intentarlo. Para seguir la campaña sacamos el West End d6 y haremos las conversiones oportunas.

FATE peca de una cosa: prima el "nivel" del personaje por encima del resultado de la tirada. Me explico.
En D20, por ejemplo, aunque tengas un +1 de ataque un 20 natural siempre es crítico. O en MERP un 00. O en Cthulhu un 01. Hay gente que quiere tirar dados y ver esas cifras. En FATE es muy difícil un cuádruple +. Hay un 1.23% de probabilidades. Incluso un +3 tiene menos probabilidades que un 20 en DnD. Y eso es muy poco para quien quiere sacarlos a menudo. No quieren sacar tiradas medias y sumar un +3 o un +4 de una habilidad y un +2 de una proeza. Prefieren tener un +1 o un +2 y sacar un +4, un +5, un +6. Sin tirar de aspectos, ni proezas. Tirando dados en abierto y punto. Y no se puede culpar más que al gusto de cada uno.


Ese "defecto" que puede tener el sistema hace que un héroe de FATE sea un protagonista en su propia historia, un individuo capaz, un profesional de lo suyo incluso recién creado. Por eso es fácil que se salga con la suya y que actúe, per se, como un personaje principal de cualquier película o novela. Es un sistema que permite esto porque lo que importa es la trama y cómo los personajes varían a lo largo de ella, con leves mejoras técnicas pero con grandes cambios en proezas y aspectos que enriquecen al personaje a nivel narrativo. Requiere improvisación, inventiva e imaginación para esos cambios; requiere tener una motivación más profunda para querer llevar ese personaje, y requiere algo más que ganas de gastar esos PX en subir "atacar con bláster". Y no todo el mundo quiere hacer eso.

Me da pena, porque han sido unas 5 sesiones donde se pudo vislumbrar un poco cómo es el juego, pero donde me era imposible invocar aspectos "en contra" de los personajes sin que hubiera protestas. El pasado jueves me vi delante con mis 3 puntos FATE de escena, más otros 6 de cobro de Aspectos y Proezas... y no los usé. No usé ni uno. Porque los entendieron desde el principio como ataques contra el Pj, como reveses que no quieren tener que sufrir. Porque, en gran medida, el Pj de FATE sufre, le pasan cosas malas, la vida le golpea y padece complicaciones. Pero es parte de la gracia, parte de esa evolución narrativa que vive al estar inmerso en la trama. Al ser la ficha parte instrumental de la propia historia en sí.


Pero nada. No fui capaz. Volvemos a los viejos confiables. Y a entender que se podrán forzar Aspectos, pero ni con mil puntos FATE se pueden forzar los gustos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario