lunes, 19 de abril de 2021

Star Wars d6 EAdlS: ¡Reunidos!

 El grupo pudo escapar bajo la persecución de la República, pero el levantamiento del bloqueo sirvió para que pudieran aterrizar en ciudad Torque y avisar de lo que había pasado. Los mineros de Selitan pudieron finalmente lanzar un SOS, y la Némesis volvería rauda (aprovechando el impasse Imperio-República) para volver a por Mando y rescatar a quien pudieran.

Mando, parcialmente recuperado y acompañado por los dos chiss mandalorianos rescataron a la mayor cantidad de mineros que pudieron y los guiaron al exterior, donde plantaron una señal para la Némesis. Conseguirían llegar a tiempo, viendo desde la entrada a atmósfera una gran nube de niebla verde cubría el lugar donde había estado la entrada-túnel de los hangares a la ciudad subterránea de Selitan. Zeth Nux, hijo de Dathomir, la relacionó inmediatamente con los canopes que se rompieron en la pirámide-templo sith... quizá la magia de las Hermanas de la Noche había sido liberada.

Rescataron a los mineros y a los mandalorianos, y volvieron a toda velocidad a Torque.

Allí Mando y sus "hermanos" (recordemos que también eran de apellido Bastra) buscaron conocerse más y saber qué demonios hacían tres chiss en armadura mandaloriana. Conste que Badir y Essantha lo tenían claro: eran mandalorianos y Bárid debía unirse a ellos para destruir a sus enemigos.

Por otro lado teníamos a Zeth, Lucas y al joven Gar Garen, que había demostrado ser sensible a la Fuerza. Se decidió que había que presentarlo ante el maestro Skywalker en Yavin 4, pero antes habría que resolver el problema del impasse Imperio-República en órbita. Nawarah había intentado contactar con las dos facciones sin mucho avance, y los cruceros seguían en un duelo de miradas que podría acabar muy mal para Torque. Aquí es donde dieron el paso adelante: "Somos Zeth Nux y Lucas Thunderstruck, de la nueva Orden Jedi. Ofrecemos nuestra nave, la Némesis, como campo neutral para acordar los puntos de un alto el fuego y retirada honrosa a sus respectivos sistemas". Tras un tiempo prudencial ambas facciones accedieron. Quizá la curiosidad superó al belicismo ante esta inaudita oferta. ¿Había realmente una Orden Jedi restaurada?

En la tierra de nadie entre los cruceros en órbita a Torque la Némesis se puso en espera en equidistancia sincrónica a los navíos en liza. En ella sólo estaban Zeth, Lucas y Gar. En pequeñas lanzaderas que se acoplaron al carguero llegaron Shoan DeNau, un viejo cónsul que había servido a los intereses de la República desde los tiempos de Finis Valorum y la sorprendente vicealmirante Nesh'omul'slattiri, una esbelta mujer chiss (¿otro? aquello empezaba a ser exagerado; agradecieron que Mando se quedara en tierra con sus otros "hermanos").

Vicealmirante Nesh
Shoan DeNau

Durante unas pocas horas hablaron con los dos representantes y debatieron sobre la posibilidad de una salida honorable sin que nadie perdiera la vida. La exposición de los representantes de la Orden Jedi fue lo suficientemente elocuente como para llegar a un trato: en un momento acordado todas las naves saltarían al hiperespacio y volverían a sus bases. Ambos lados así lo hicieron, pero varias dudas quedaban en el aire...¿Por qué había venido el Imperio en primera instancia? ¿Qué buscaba? ¿Por qué DeNau, con 5 naves sobre 3, había preferido retirarse? ¿Era cierto que las tropas republicanas carecían de la experiencia para enfrentarse a los imperiales, aún en superioridad numérica?

sábado, 10 de abril de 2021

Star Wars d6 EAdlS: ¡Separados!

 Las calles subterráneas de Selitan ardían.

El grupo se dirigía a toda velocidad a los hangares para salír de allí, pero una enorme explosión separó a un lado al mandaloriano y al otro al resto: un trooper con un lanzacohetes disparó a un carguero justo cuando pasaban cerca, haciendo que Mando empujara a sus compañeros para separarlos del peligro, quedando él mismo expuesto al mismo.

Disparos de bláster, llamas, enemigos por doquier... tuvieron que huir. El grupo subió en la Némesis y ascendió lo antes posible del túnel vertical de acceso. En la salida debieron esquivar el bloqueo republicano e imperial, pero lograron establecer una ruta de salida para saltar la hiperespacio hacia Torque... pero no solos: un grupo de cruceros ligeros intuyeron la ruta y los persiguieron.

En Torque, bloqueados por los 3 cruceros del Imperio, no se esperaban a los 5 cruceros que llegaron "escoltando" al pequeño carguero corelliano. 

Carguero Corellian Engeneering Corp. YT-2k21 "Némesis"

La sorpresa hizo que el bloqueo se liberara y que la Némesis pudiera colarse y bajar hasta la capital y aterrizar cerca del palacio de Bwahl el hutt. Pero la verdadera sorpresa fue la que supuso la llegada de Dashen Vondar para Nawarah.

El sullustano Dashen Vondar

Dash Vondar había escapado de la TecnoUnión durante las Guerras Clon, refugiándose con una familia en el planeta Ryloth... los Secura. Nawarah Secura era el hijo pequeño de la familia, hermano de la maestra jedi Aayla Secura.

Ahora Torque estaba bajo la sombra de los cruceros de la república y el imperio. No hacían movimientos y se medían unos a otros en la distancia; al menos el bloqueo ya no era efectivo. Nawarah explicó que ambas facciones estaban limitadas. Por una parte el imperio contaba con grandes profesionales, pero sus efectivos estaban mermados (aquí eran 3 cruceros ligeros). Mientras tanto, la joven república contaba con entusiastas voluntarios, pero inexpertos navegantes. Sus 5 cruceros hacían movimientos fuera de estrategia y desordenados. A pesar de la diferencia numérica, cualquier resultado era posible... aquel impasse podían alargarse demasiado, y acabar mal para el planeta.


Mientras tanto, en Selitan...

Mando estaba aturdido, tirado supino en el suelo entre escombros. Cuatro brazos lo agarraron por debajo de los suyos y lo carretaron rumbo a una portezuela, sacándolo del fuego cruzado. Consiguió abrir los ojos y, a través del casco, vio a dos mandalorianos (hombre y mujer) que lo ponían a salvo. 

Cargaron con él durante unos minutos, pasando a una zona de mantenimiento oculta. 

Eran mandalorianos, sus hermanos, seguidores del Credo que... espera, ¡se quitaban los cascos para atender sus heridas! Mando se sorprendió tanto que no daba crédito. Y, al curarlo, vieron que la piel de Mando ¡era azul!

Mando (nacido como Bárid Bastra) había sido un huérfano criado en el credo del Mandalore, y por ello se sentía diferente en dos sentidos... porque bajo su casco de aleación de beskar era un chiss. Y aquellos dos mandalorianos también eran chiss... Pero no sólo eso: aquellos mandalorianos se presentaron como Essantha y Badír Bastra. ¿cómo era posible que se apellidaran como él? 

Essantha, mandaloriana chiss

Cuando Mando estuvo mejor, gracias a los cuidados de su autoproclamada "hermana" y su medpack con aerosoles de bacta, Mando intentó reflexionar sobre estas personas a las que había conocido. Poco pudieron hablar, ya que se rearmaron y fueron a rescatar y poner a salvo al máximo número de mineros de Selitan.

Bárid Bastra sin casco, "Mando" para su grupo habitual


lunes, 22 de marzo de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Saliendo del pozo

Tras un breve combate consiguieron librarse de los troopers a base de granadas, rifle amban y sables de luz. Tuvieron dificultades para salir de nuevo por el hueco, mientras el geoda se hacía añicos en su interior: la energía-niebla verde intentaba pugnar por salir de la pirámide.

Tuvieron que moverse fiándose de lo que el joven Gar Garen les decía, colándose por canales de ventilación, por sumideros, para no encontrarse de frente con el combate que se libraba en las calles. Al parecer tanto las tropas republicanas como las imperiales se habían encontrado unas con otras en la zona residencial y aquello era una batalla urbana a la que se habían unido los matones de la hynah y algunos mineros que intentaban escapar del combate.

Zeth, Lucas, Mando y Gar buscaban la manera de regresar a la Némesis, pero parando antes para recoger a Dashen Vondar, el mentor sullustano de Gar. Dash y el muchacho vivían en uno de los cubículos-apartamento de la Calle Principal, ahora bajo fuego intenso de bláster. 

Tras un breve combate contra Black Troopers imperiales que se saldó con heridas por fuego amigo de granada sobre Zeth (Mando no calculó bien), lograron llegar a la residencia y sacar a un herido Dash de entre los restos de la habitación. Lucas entendió entonces: al ver esos restos supo que Dashen había sido el que mandó la vieja sonda imperial a Yavin 4.

Salieron a toda velocidad hacia las plataformas de aterrizaje pero, ¿con quién se encontraron? De nuevo, otra vez, imposible, pero cómo lo hace... Darth Necronis... esta vez tan sorprendido como ellos, todo hay de decirlo... ¿Por qué en Selitan? ¿Por el templo? ¿Habría llegado información al lord sith del descubrimiento de los mineros?

Necronis no aceptó demasiado tiempo las tablas y la charla con ellos, y prefirió retirarse a recibir los disparos inminentes de imperio, república y lo que demonios fueran ese jedi, el dathomiriano y el mandaloriano. Todos huyeron hacia sus naves en medio de las múltiples refriegas.


Profecías, de Roberto Alhambra

Hace ya unos cuantos años me acerqué a participar en unos encuentros de rol y simulación que hubo en Compostela. En esa ocasión no quise participar dirigiendo, me apetecía ir a probar cosas nuevas. Por la mañana jugué una decepcionante partida de Star Trek con FATE, y por la tarde estaba apuntado en una de Cyberpunk, pero no muy convencido.

Aquella tarde Jesús Rolero bajó (en plan partida "pirata") el Fall of Magic para jugarlo en las jornadas. Yo aquel día comí con él y con otros aficionados. Uno de ellos, Roberto Alhambra, estaba en la partida de Fall of Magic. Me dijo: "que no, que veo que tienes ganas de jugarlo: te cambio el asiento y voy yo a la de Cyberpunk".

Este mes pude devolverle ese favor testeando su nuevo proyecto: Profecías.

Profecías es un juego de crear historias por medio de escenas de gran dramatismo que usa un motor de cartas y dados como respaldo a un gran sistema de preguntas, respuestas e improvisación. Cuenta con varios cuestionarios y mazos que ayudarán a un grupo de entre 3 y 4 jugadores (con uno de ellos como facilitador del juego, de ser necesario) a presentar, desarrollar y cerrar una profecía de 1 (la que jugamos nosotros) ó 3 personajes (las normales) creados ad hoc, que podrán interconectar con las otras que oferta el juego en el modo campaña. Nunca dos profecías serán iguales.

Yo no es que sea espacialmente fan de este tipo de juegos, ya que tiendo a pensar que exigen que el grupo esté muy "a lo que tiene que estar". Mis experiencias con Fantasmas Asesinos, Fiasco, Fall of Magic, Follow, Polaris... mis lecturas de Cuentos de Ánimas o The Quiet Year, me hacen pensar que se necesita de un grupo de gente determinada para poder disfrutar de ese tipo de experiencias de juego.

Pero pude comprobar que Profecías potencia la sensación de sentirse acompañado y favorece la narración de un modo respetuoso para los tiempos y predisposición de los jugadores. Para los más "echados para adelante" tiene su justa medida de déjate llevar y de pero vete al grano, cosa que me gustó mucho.

El juego comienza con la elección del tipo de Profecía que se jugará de entre varias que oferta. Nosotros elegimos una en la que toda la mesa llevaría a un único personaje (en nuestro caso una joven que creamos entre todos gracias al facilitador y a un sistema de preguntas y respuestas sencillas pero que aportan profundidad a la historia) a través de una suerte de anagnórisis que la llevó de joven perdida en una caravana a señora de los demonios del desierto en cuatro escenas más epílogo. Cada una de estas escenas era narrada por un narrador y secundado por los otros jugadores ya como Pnjs o aportando "sabor" a la escena. En relación a cómo termina la escena, el narrador rota para la siguiente, haciendo así que todos podamos aportar nuestra escena al relato profético que vivimos.

Se crean Pjs y Pnjs, lugares, flashbacks, y escenas enteras en base a ideas sencillas que surgen del grupo y de los mazos, así como de puntuales (pero decisivas) tiradas de dado (ganados éstos en relación al uso de ciertos elementos narrativos en las escenas que se jueguen), pudiendo generar casi un entorno completo de una campaña de rol. 


Roberto está todavía en ello, pero creo que el proyecto está muy avanzado. Espero tener la oportunidad de verlo en tiendas, porque me parece un juego diseñado con mucho mimo y por una persona muy inquieta a nivel creativo.


domingo, 28 de febrero de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Terrores bajo tierra

 Mando tenía visiones de vez en cuando, pero permaneció atento a la nave, que era su prioridad. La iban a usar contra El Arquitecto, contra el Imperio, contra la Nueva República. Zeth propuso llamarla "Némesis" (la venganza retributiva).

Durante los plácidos días que pasaron en la cuarta luna de Yavin sus espíritus se calmaron. La presencia del maestro Skywalker y de sus enseñanzas traían remanso a sus incertezas y temores. Pero un día comprendieron que debían ir a Selitan para averiguar quién había recibido la transmisión de la vieja sonda imperial. Por ahora era la mejor pista a seguir.

El viaje fue corto, y el recibimiento lleno de sorpresas: Syko, un mon calamari supervisor de las minas de Selitan los confundió con agentes encubiertos de BSI... digamos que un mandaloriano y un dathomiriano tatuado no parecían de otro bando posible.

La superficie de Selitan
Selitan era una colonia subterránea (la superficie era tóxica y radiactiva) a la que se accedía por una chimenea hasta un astródromo para 5 ó 6 cargueros. Todo estaba lleno de polvo, de caras arrugadas de esclavos mineros de la Hynah. La zona residencia, cercana al astródromo subterráneo, eran como ahbitaciones de un motel barato acumuladas como piezas de un juego de bloques hasta una altura de 5, en una ancha calle principal (por llamarle algo) que comunicaba a las zonas de trabajo, talleres y las minas

El mon calamari les explicó que "el hallazgo" estaba en una galería a varios clicks. Habría que ir andando, ya que la era una galería recién abierta a mano y era inestable. Pero valdría la pena. El muchacho que la encontró, Gar Garen (un humano de unos 13-14 años) estaba allí junto a su jefe de galería, un sullustano de unos 60 años, casi ciego del desgaste. Lucas percibió algo subyacente en el pensamiento acelerado del mon calamari... Eran esclavos de la hynah, pero esos mafiosos no sabían nada del "hallazgo"; había informado en secreto a Imperio y República con la esperanza de que intervinieran finalmente en las ilegalidades que en Selitan se llevaban a cabo por parte de la mafia.

Gar Garen, esclavo minero

Gar Garen los guio a través de las galerías de la nueva mina hasta una entrada en la roca que comunicaba con un gigantesco geoda. toda la superficie interior estaba cubierta de cristales, y en el nivel del suelo, en medio, una pirámide de roca negra y rojiza presidía en la oscuridad la enorme burbuja natural. Zeth lo reconoció al instante: el hallazgo era un templo Sith. El muchacho había encontrado, por instinto, un templo Sith. Descendieron junto a Garen por el hueco de la pared hacia el interior.

Geoda

La exploración reveló que el templo tenía una gran losa bloqueando la entrada, inserta en las paredes de la pirámide. Lucas la elevó usando la Fuerza, pero se vio que había otra justo después. Mientras Lucas mantenía la primera, Zeth elevó la siguiente... ¡para descubrir una tercera losa de entrada! Obviamente era un templo Sith, y se necesitada cumplir la Regla de Dos para poder acceder; un solo jedi no lo habría conseguido. 

El templo

Una vez superadas las tres losas de entrada el interior era oscuro, iluminado tenuemente por unas velas de luz verde enfermizo. En un pedestal había un holocrón sith y, en un atril, tres pergaminos raídos con escritura extraña. Bajo el pedestal había una suerte de vasos canopes. Al retirar el holocrón y los pergaminos un gas verdoso comenzó a salir del interior de los recipientes, envolviendo el lugar hasta la altura de las rodillas de una niebla maligna... Zeth, hijo de Dathomir, propuso largarse de allí cuanto antes.

Tuvieron que repetir el alzado de losas de nuevo mientras Mando se preparaba con su rifle amban para cualquier eventualidad. El joven Gar Garen llevaba en asombroso shock desde que los jedi elevaran las losas... nunca había visto algo parecido, pero...

¡Troopers republicanos!
Mando empezó a disparar cuando la última losa se abrió: soldados republicanos disparaban contra ellos desde el hueco de entrada del geoda: "¡Rendíos escoria imperial!". Creyéndose con más posibilidades si se enfrentaban contra los troopers que contra la niebla verde, salieron al exterior soltando la losa y poniéndose a cubierto entre los cristales que salían del suelo. Garen, joven e inexperto, estaba paralizado. Un trooper sacó un detonador ligero y lo lanzó contra en grupo, pero Lucas consiguió rebotarlo y herir a los soldados... pero la onda expansiva hizo vibrar el geoda: ¡cristales caían del techo como lanzas sobre nuestro grupo!

Fue entonces cuando Gar Garen lanzó un enorme grito de rabia, creando incontrolablemente una especie de escudo invisible que pulverizó los cristales que caían sobre ellos en simple arena... Zeth y Lucas miraron asombrados al muchacho (aquello explicaba cómo había encontrado el templo), mientras Mando mascullaba bajo su casco de beskar un "maldita sea, ¿no eran suficentes?, ¡otro más no!".

sábado, 27 de febrero de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Huida en la noche y reencuentro.

 Nawarah los despertó y exigió que se vistieran cuanto antes; debía salir del planeta YA. Ante las preguntas de sus invitados sólo afirmó: el Imperio ha llegado.

Era verdad. Varios cruceros ligeros estaban poniéndose en posición para bloquear Torque.

Nawarah los escoltó en speeder fuera del palacio en dirección a un astródromo fuera de la ciudad. Allí había un carguero ligero listo para despegar. Les dijo que, para cumplir su misión y palabra, no podían ser capturados por los imperiales. Nuestro grupo se despidió del twi'lek, a lo que éste respondió, mirando a Lucas, con un melancólico "que la Fuerza os acompañe".

La nave que Bwahl el hutt cede al grupo.
Mando hizo despegar la nave y, tras una serie de acrobáticas maniobras, saltó el incipiente bloqueo y logró escapar, rumbo a Yavin 4.

¡Torque bajo bloqueo!
Una vez en Yavin 4 el grupo se reunió con Skywalker en el templo Massassi. Durante unas horas pudieron relajarse y contarle las novedades a Luke mientras compartían un caldo de verduras.
Algo que tenían todos claro era que el dodecaedro era peligroso, pero que guardaba algo importante. Lucas y Zeth sabían que un solo sensible a la Fuerza no podía abrirlo. Se decidieron a abrirlo entre los dos bajo la supervisión del maestro Luke.
Caminaron bajo el templo hacia una sala amplia subterránea. Allí, bajo la atenta mirada de Mando, abrieron el holocrón dodecaedro... y se desató la pesadilla. 
El holocrón mostró imágenes inconexas, pero se adivinaban los planos de un generador de Masa Sombra... ¡justo lo que todos buscaban! Zeth y Lucas activaron sus sables con la intención de destrozar el holocrón, pero "algo", una energía basada en la Fuerza que buscaba pervivir surgió de su interior y salió disparada hacia la única mente incapaz de resistírsele: la del mandaloriano. Éste cayó al suelo fulminado entre contracciones de dolor.

Sus amigos consiguieron reanimarlo, pero visiones de diseños e ingeniería pasaban ante sus ojos, como una doble visión. Luke intentó tranquilizar al mandaloriano. Al salir fuera vieron una vieja sonda imperial ¡Alguien había estado espiando!

¿Símbolos gastados y piezas cambiadas?
Ésto se salta los protocolos imperiales.

Zeth consiguió destruirla, pero (y a falta de Plug-In, ésto lo averiguaron gracias al droide de Luke) su mensaje había sido enviado a un punto cercano: un mensaje encriptado hacia Selitan, una colonia minera bajo el control de la Hynah (considerada una organización criminal mafiosa). 

Se prepararon durante unos días, Zeth y Lucas ayudando al maestro Skywalker a montar el praxeum y Mando acondicionando la nave. No podían volver a Torque, meterse en la nebulosa Denaria para buscar la Estación Denaria sería un suicidio en estas condiciones.

Se decidieron: el siguiente paso tendría que ser Selitan.

sábado, 13 de febrero de 2021

Star Wars d6 EAdlS: ¡Bajo ataque!

La alerta de Plug-In se cortó de golpe. Lucas sintió un temblor en su interior... conocía a aquella unidad R2 desde hacía tres décadas. Aquel droide, tras perder el contacto, había escondido su sable de luz durante años. Se había propuesto como misión encontrar a su antiguo amigo humano y no había parado hasta encontrarle y devolvérselo.

El bueno de Plug-In
Lucas sintió cómo el temblor atravesaba su mente como una apisonadora. Ahora había vuelto encontrar a Juno, pero con su mente perdida en esa nave prototipo que habían robado al Arquitecto en Krylon, había recuperado a dos de sus viejos amigos. Escuchar cómo se cortaba la transmisión le partió el alma.


Salieron a toda velocidad, con Nawarah y un equipo de guardias como apoyo, en speeders y speeder bikes. Al cabo de unos minutos estaban en la plataforma donde estaba atracada su nave espacial; luces extrañas sobre ella: combate.

Al llegar a la plataforma vieron a varios noghris atacando a las fuerzas de seguridad torquenses... y humo saliendo de la nave. El combate fue breve pero intenso. Mando recibió impactos de bláster y los devolvió; Zeth cubrió a los guardias de Nawarah con su sable de luz y Lucas entró en la nave atravesando el humo que salía de la rampa de embarque. En el interior encontró a Necronis, destrozando tableros y controles. Plug-In, con el chasis destrozado en la cabina, guardaba silencio. El jedi oscuro logró salir a la plataforma por un agujero hecho con su sable de luz después de haber robado la carta náutica de la nave. El tiroteo en la plataforma se acrecentó en el exterior al salir Necronis: sus noghri lo mantenían a cubierto. Montó en un esquife junto con los noghris supervivientes y desapareció entre los edificios de Ciudad Torque. 

Guardaespaldas noghri
Plug-In estaba destrozado y la nave, inservible. Lucas temió por sus dos amigos. Del droide obtuvo su CPU, y de la nave rescataron los discos de memoria donde, eso esperaba, estaba "instalada" la mente de su vieja amiga Juno Sosha. Nawarah se disculpó mil veces, mandó a sus guardias a por el jedi oscuro y ofreció el palacio de su señor para refugiar al grupo. Prometió reparar al droide y hacer lo que se pudiera con la nave.

En el palacio el propio Bwahl el hutt les pidió disculpas y los nombró "amigos de Bwahl". Consiguieron información sobre Necronis y el por qué de su presencia en la fiesta. Al salir a buscar más datos descubrieron que el jedi oscuro había matado también a su contacto gungan en la ciudad, y que su nave (una monoplaza interestelar mandaloriana) había despegado hacía unas pocas horas.

La nave de Darth Necronis
Al cabo de un tiempo pudieron retirarse a los dormitorios, agotados por la tensión del día. Pero la noche no iba a más que empezar...

miércoles, 3 de febrero de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Ecos del Pasado

 Durante las navidades aproveché para meterle una relectura a todo FATE y propuse a mis jugadores jugar unos flashbacks en solitario para dar consistencia a los sus personajes. Los Ecos del Pasado.

Monté en Roll20 una partida FAE paralela a la de Star Wars d6 y nos liamos la manta a la cabeza; el primero, Lucas Thunderstruck, padawan de 13 años.

Lucas Thunderstruck de joven

Descubrimos que Lucas reveló sus aptitudes cuando un monje de su planeta natal vio cómo usaba la Fuerza. Fue algo tan simple como para ponerse fuera de alcance al empujar su gorda barriga para evitar un escobazo (Lucas y sus amigos jugaban con pelotas cerca de la Capilla dela Fuerza que el monje custodiaba). 

Su madre, viendo mejor futuro en esa opción, dejó que se lo llevaran a Jedha para ser educado como jedi. Qai Ataro fue su maestro durante sus primeros años. Un hombre especialmente diestro con su ingenio, enseñó a Lucas a usar trucos sucios, buscar ventajas donde no las había y tomar decisiones acertadas usando más su inteligencia que su confianza en que la Fuerza le fuera a resolver los problemas.

Qai Ataro

Un día, entrenando en el templo con otros padawan, una nave aterrizó en el exterior. En ella venían más padawan acompañados de acólitos del Gran Templo y del maestro Yoda. Después de una breve presentación, los padawan de Jedha de cierta edad (Lucas también) debieron coger algo de ropa en un macuto, y botas para el frío: se dirigían a Ilum.

Era unos de los ritos de paso: Atravesar el pórtico de la cascada helada, encontrarse a sí mismo en las cavernas y regresar antes de que la cascada se cierre de nuevo con el cristal kyber con el cual construir el primer sabe de luz.

Una vez dentro tuvo que moverse con rapidez y exprimiendo su ingenio, pues los obstáculos en la cueva, las grietas entre cavernas por las que había que colarse o los pies, que siempre fallaban en el suelo a causa del hielo acumulado.

En un momento dado Lucas tuvo una visión en la que se vio partícipe: en el pasillo principal de una pequeña nave crucero, un hombre desconocido envuelto en una armadura negra hablaba con un espíritu de la Sombra. Se trataba de dos personas, una viva y otra muerta. De algún modo el vivo, el de la armadura y la cara cenicienta... ese rostro... reconocía esos rasgos. Pero no era como si conociera a esas personas, era más bien como si, en algún momento, fuera a conocerlas.

La Sombra
El de la armadura, atormentado, sollozaba y se apretaba los puños hasta casi sangrar. La Sombra le decía palabras que Lucas no entendía. Hablaban de un dispositivo, de que había que conseguir el dodecaedro holocrón. Hablaba en frases que herían al otro. Lo trataba como a un padawan inexperto que debía seguir siendo guiado por su maestro. Esa Sombra era malvada, pero era como hecha de Fuerza... ¿quizá un espíritu del Lado Oscuro? La lucha interna en el otro era patente. Sentado en un camastro en el interior de la nave mandaloriana, el otro gritaba entre dientes agarrándose la cabeza... hasta que paró en seco, levantó la vista y vio a Lucas. 

Lucas intentó volver a la Caverna de Ilum, y lo consiguió. Pero el hombre de la armadura estaba allí también con un sable de luz rojo. Comenzó la lucha.

"El Otro". Desconocido, pero no mucho.
Lucas, desarmado, puso a trabajar toda su astucia para eludir mandobles y golpes... finalmente usó el terreno helado y un truco simple para desequilibrar a su contendiente y hacer que se quedara colgando de un risco. Su sable estaba en el suelo. "Te encontraré", dijo el otro mientras caía.
El sable del sith estaba en sus manos. Algo le atraía de él, una fuerza que cegó en rojo su mente. Un poder más fácil, más rápido y más seductor estaba al alcance de su mano.

Pero lo ignoró. Se calmó y dejó que la Fuerza penetrara en él. Era uno con la Fuerza, y la Fuerza estaba con él. El sable se convirtió en polvo gris, y un pequeño cristal kyber de color verde apareció cuando el polvo se escurrió entre sus dedos. Rápidamente, pues quedaba poco tiempo, corrió hacia la salida desandando el camino, pudiendo atravesar la cascada antes de que se congelara de nuevo, saliendo de los primeros. El maestro Yoda lo miró con curiosidad. Quizá el Fuerza tenía planeadas grandes cosas para el joven Lucas Thunderstruck.

Todo ésto fue como recuperar un recuerdo perdido para el Lucas Thunderstruck de 43 años que se había encontrado en el aparcamiento exterior del palacio de Bwahl el hutt con un fantasma de su pasado, llamado en estos momentos Darth Necronis.
Lucas, hoy en día.

lunes, 1 de febrero de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Todo es fiesta.

El encontronazo no se hizo esperar. Eso sí, por respeto al Bwahl esperaron a que Necronis se retirara de la fiesta (tras un corto intercambio de pareceres con Zeth).

Los mandalorianos recomendaron a Mando que no la liaran con un invitado de Bwahl el hutt, pero Lucas y Zeth lo siguieron hasta el aparcamiento de speeders y tuvieron un breve diálogo... fue entonces cuando Lucas entendió quién era Necronis.

Lucas, cuando todavía era padawan de Ataro

Cuando Lucas tenía unos 15 ó 16 años perdió a su maestro, Qai Ataro. Fue asignado a un maestro llamado Shergath H'aoul, un duros que ya tenía otro padawan, un muchacho de unos 19 llamado Utter Rim.

En la primera misión a la que fueron asignados, H'aoul debía encontrar al caballero "renegado" Harlek Dofuss. Dofuss había abandonado el Templo y estudiaba por su cuenta el Lado Gris de la Fuerza en un planeta llamado Zeldaris. Lucas poco sabía de la misión, ya que no le decían demasiado.

Shergath H'aoul

Pero, una vez en Zeldaris, entendió que H'aoul lo que quería era el holocrón de Dofuss y pasarse definitivamente al Lado Oscuro. Su padawan estaba asimilado ya y, en el momento de la revelación, Rim luchó con el joven Lucas en un duelo de sables de luz. Éste fue más rápido y huyó del templo de Dofuss mientras Utter Rim agonizaba en el suelo, los dos maestros luchaban a muerte y el edificio se venía abajo. Su huida sería el punto de inicio de sus aventuras por la galaxia que, en esos momentos, estallaba en las Guerra Clon.

Ahora, la mente de Lucas se encontró a solas con Necronis en ese aparcamiento. Todo se vació, se nubló, se apagó... sólo ellos dos. Y Necronis se quitó el casco. 

¡Darth Necronis es Utter Rim!

Un Utter Rim pálido ceniza, sin pelo, llagado, con los ojos amarillentos le habló en su mente. Era un reencuentro esperado para uno y totalmente inesperado para el otro. Y no sería el último.

Necronis se montó en su moto, arrancó y se disponía a irse cuando Zeth usó la Fuerza para empujarlo. La moto hizo un movimiento imposible y Necronis saltó, dejando que el vehículo se estrellara ante los guardias de seguridad del hutt. Éstos apuntaron con sus blásters a Zeth, mientras Necronis, escandalizado por "el descarado atentado contra su vida", se iba por calles secundarias. Los guardias acusaban a Zeth de lanzar algún tipo de explosivo a la moto.

El fiel Nawarah

Lucas salió en defensa del dathomiriano y discutió lo ocurrido con los guardias. Nawarah, el intérprete y mayordomo twi'lek del hutt llegó al rato y resolvió el entuerto escoltando al grupo al área de seguridad y visionando en varias ocasiones las imágenes del aparcamiento exterior. Se veía a Zeth hacer un movimiento con la mano, pero sin lanzar nada; la moto salía de ruta y se estrellaba... ¿Qué insinuaban los guardias? ¿Que había movido la moto de Necronis con la mano a distancia o qué?

Nawarah se excusó por la diligencia extrema de la guardia, pero la conversación se vio cortada por el comunicador de Lucas: Plug-in, su unidad R2, llamada por el canal de auxilio urgente... el hangar donde tenían la nave estaba siendo atacado.

viernes, 8 de enero de 2021

Star Wars: El Arquitecto de las Sombras

 Pues seguimos avanzando en la trama. 


En estas semanas pasaron bastantes cosas.

Beacon Point

El grupo, a bordo de la nave experimental robada en una de las bases de El Arquitecto, llega a un trato con Bwahl el Hutt, señor de facto de Torque.

Bwahl necesita una ruta segura a través de la Nebulosa Denaria desde Torque, para que el comercio revitalice su planeta. El grupo viaja a Beacon Point, una abandonada estación boya fronteriza de la desaparecida e ignota Estación Denaria.

En Beacon Point entran por los pelos (drones de autodefensa salieron a su encuentro, pero apagar por completo la nave salvó el día. los drones los remolcaron por algún proceso de su programación hacia la estación boya). Allí descubrieron que un grupo había entrado previamente (al menos un mandaloriano y un contrabandista, muertos los dos por estocadas de sable láser). También encontraron el cadáver de un anciano jedi llamado Tamek Javik que parecía residir en la estación, a quien el mismo sable láser había dado muerte. Un diario escrito en código fue hallado entre sus pertenencias.

Todas estas muertes guiaban guiaban al grupo a múltiples conclusiones. Un jedi oscuro había llegado antes que ello y exterminó al grupo porque buscaban  lo mismo. El jedi custodiaba un holocrón jedi que le fue robado (Lucas reconoció la cajita de madera vacía que lo contuvo hasta el robo). Ese holocrón pertenecía al jedi traidor Shergath H'aoul, que había sido durante un corto periodo de tiempo maestro de Lucas. Su relación se cortó cuando H'aoul se reveló seguidor del Lado Oscuro en medio de una misión y envió a su anterior discípulo, Utter Rim, a matar a Lucas.

Lograron ver al desconocido jedi oscuro que asaltó Beacon Point en grabaciones de seguridad extraídas por Plug-In, el droide R2 de Lucas. Gracias al droide consiguieron también datos sobre la posición relativa de la Estación Denaria y los códigos de seguridad para que los drones de defensa no les atacaran al llegar.

Torque



Al volver a Torque el twi'lek de Bwahl, Nawarah, los recibió en la plataforma de aterrizaje con muy buen ánimo. Nawarah sabía que el hutt estaría encantado. Esa misma noche tendrían una cena en el palacete de su señor.

Después de varias pesquisas por parte de Lucas y del mandaloriano en las cuales averiguaron datos sobre el grupo masacrado en Beacon Point: habían vendido material en la tienda de empeños de un gungan local para artillar su nave. Al volver de esa tienda fueron emboscados en plena calle por el jedi oscuro, que logró empujar a Mando y extraer algo de la mente de Lucas... ese jedi oscuro resultó ser muy poderoso. En un acto desesperado, Mando le lanzó un cohete con su mochila, pero el oscuro tuvo tiempo de desviarlo y desaparecer entre el humo y polvo de la explosión resultante.

Por otro lado Zeth Nux, nuestro dathomiriano, encontró un ithoriano académico para traducir el diario de Javik.


El ithoriano necesitaría tiempo, pero demostró verdadera curiosidad por el Hijo de Dathomir y por su sable láser. A Zeth no le dio buenas vibraciones, sobre todo porque entrevió en el ithoriano que había estado antes con otro sensible a la Fuerza recientemente... ¿quizá el jedi oscuro de Beacon Point?

La Cena

En la cena en el palacete, en el patio ajardinado del hutt, Lucas tuvo tiempo de pedir enviar un mensaje a Skywalker desde el palacete: un jedi oscuro se había revelado y buscaba el dodecaedro holocrón, empezando por su localización... que no era otra que el templo massassi de Yavin 4 donde residía Luke. No cabía duda de ello.

Durante la cena Mando se encontró con otros dos mandalorianos del Credo, con los cuales pudo actualizar información sobre El Arquitecto (recordemos que su anterior tripulación y su nave fueron asesinados por ese enemigo). Al parecer es como un agente múltiple que aparece y desaparece entre sistemas, tiene alianzas con el hampa (con la Crimson Dawn, por ejemplo) y parece muy interesado en la Masa Sombra. Los mandalorianos tenían claro que habría que seguir la pista.

Lo mejor estaba por llegar ya que entre los 30-40 invitados a la cena estaba nada menos un tal Darth Necronis. Obviamente el palacete de Bwahl el hutt era un terreno seguro donde cualquier invitado estaba bajo su protección directa. 

Y aquí se puso interesante.