jueves, 29 de julio de 2021

Star Wars FATE EAdlS: Abordaje.

La Némesis avisó a la Piett de su entrada de emergencia por el hangar 2 estribor (el contrario al que estaba siendo atacado). El puente del crucero imperial era un hervidero, y admitieron la entrada casi reticentemente, pero la admitieron.

En el hangar había unos troopers que quisieron impedir que avanzaran hacia el interior del crucero. Lucas, Zeth y Garen los apartaron con miradas aceradas, mientras el mandaloriano se quedaba cubriendo a Plug-In, que se conectaría a un zócalo del hangar para mandar información en tiempo real a los jedi. Las compuertas se abrieron y los tres jedi avanzaron siguiendo las indicaciones del droide.

Al cabo de unos minutos se encontraron con una escena de combate a muerte: varios troopers intentaban retener el avance de un droiditecto de beskar  hacia el puente. Con cierta experiencia en combatir con otro de ellos en Phindar, los tres jedi unieron fuerzas para destruir al droide en un ataque combinado desde diferentes puntos buscando las zonas de articulación sin beskar. Siguieron su camino hacia la zona de servidores, en busca de un segundo droiditecto que parecía intentar deshabilitar la nave y tomar el control de las computadoras; también allí salieron victoriosos. Ambas acciones hicieron que los troopers los miraran con admiración y temor.

Zeth Nux con su sable de cristal kyber negro

Mientras Lucas y Garen intentaban desmontar la memoria de uno de los droides, Zeth acudió al hangar de babor, por donde se decía por los comunicadores que estaban entrando soldados desde el exterior. El dathomiriano, al llegar, no daba crédito: individuos sin traje de vacío entraban atravesando la pantalla del hangar desde el espacio, lanzados desde la Scarif. Cables, circuitos y extraños acoples surgían de su piel, e iban armados con blásters y armas cuerpo a cuerpo. Zeth, bajo la asombrada mirada de los troopers, entró al combate haciendo que su hoja negra y blanca deflectara disparos y acabara con varios de esos ciborgs.

El grupo se reunió de nuevo en el hangar 2, con la memoria del droide y piezas de beskar. Subieron a la Némesis tras un breve encontronazo con unos troopers que no querían que abandonaran la Piett, y saltaron al hiperespacio tan pronto como pudieron, rumbo a Vjun.

Durante el viaje se recuperaron de sus heridas e intentaron recuperar cierto equilibrio mental. Garen estaba muy afectado por lo que había descubierto sobre fu familia, grandes científicos los dos... su madre, muerta y enterrada en Phindar... su padre, desaparecido a manos del Imperio. Zeth y Lucas percibieron su desequilibrio y le ayudaron a meditar y a recuperarse.

Pararon en Gala primero, justo antes de Vjun, y allí se abastecieron de material en un planeta lleno de galacianos: humanoides azules parecidos a los chiss. En el mercado negro consiguieron unos trajes de protección contra atmósferas ácidas y unos cohetes para mochila mandaloriana. Pero se fueron con dudas... ¿a quién debían lealtad nos galacianos?

sábado, 17 de julio de 2021

Star Wars d6 EAdlS: El Todo y la Nada (II)

Regresaron en la Némesis al poblado phindio y se ocultaron unos días mientras el mandaloriano se recuperaba de las heridas en una tienda. En ese tiempo aprovecharon para recuperarse, reparar el X-wing que habían encontrado y explorar lo aledaños de la aldea.

Vieron, también, cómo el Imperio destruía la base norte junto con el Templo del Todo. Pudieron impedirlo, pero no lo hicieron. A partir de ahí notaron un gran desequilibrio de la Fuerza en el planeta, como si la parte Luminosa se apagara y el Lado Oscuro prevaleciera.

Viajaron a lo que eran los restos de la antigua base del Arquitecto (donde Las Máquinas que Matan), ya que el desequilibrio de la fuerza los llevaba directos a esa zona y allí descubrieron la tumba del maestro jedi dueño del x-wing estrellado y de los sables verdes que ahora portaba Garen. Entre otras, también encontraron la tumba de Lira Garen, madre de Gar. El pequeño jedi portaba una gema negra en sus manos, con un potente lazo con el Lado Oscuro. Entre los tres alteraron el flujo de Fuerza e hicieron que el cristal estallara, eliminando su poder.

Restauraron el equilibro de la Fuerza, pero eliminándola de la idiosincrasia del planeta.

Acabaron explorando un Templo oculto de una extraña raza cerca del lago que bañaba el Cementerio Grande (el crucero republicano estrellado). Eran sensibles a la Fuerza, pero la usaban para mantener el equilibrio entre lo que ellos llamaban el Todo (La Luz) y la Nada (el Lado Oscuro) por medio de unos cruentos sacrificios por medio de dagas ceremoniales. Consiguieron aplacar a los espíritus que había allí y restaurar finalmente el flujo de la Fuerza. Lo que no supieron fue a qué coste. Una de las antiguas dagas malditas, por cierto, acabó en el chaquetón de cuero del arqueólogo jedi Lucas Thunderstruck.

Los phindios no tenían ni idea, pero en el poblado descubrieron tecnología de la república que llevaba décadas inactiva (desde las Guerras Clon, para ser precisos). Se trataba de tecnología defensiva, un viejo escudo deflector que sustraía energía del subsuelo. Con algo de miedo consiguieron reconectarlo, pero el coste fue que el crucero Piett los detectara y mandara un par de cañoneras. 

El mandaloriano pilotó el X-wing y derribó las cañoneras, no dudando en acabar con los troopers que intentaban escapar de las incendiadas cabinas. El dathomiriano se juró que tendrían una conversación sobre ese tema, porque tenía ahora la convicción de que la vida debía ser preservada. Capturaron a dos troopers y los interrogaron, y algo descubrieron de su situación legal para con el Imperio: busca y captura. Decidieron que lo mejor sería largarse de Phindar eludiendo las patrullas.

Se aprestaron y se despidieron de los phindios dejándoles el escudo listo por si había problemas. Fue en órbita cuando entendieron por qué no tenían problemas para salir del planeta: la Piett estaba siendo atacada desde un lateral por la nave republicana Scarif, ahora modificada por anexos, cables externos, piezas recambiadas... era la Scarif, pero no lo era. Quién sabe qué habría sido de Denau y sus hombres. Lanzaron los sensores hacia las naves, y vieron que la Scarif tenía vida en su interior, toda en un estado... ¿cómo decirlo? Era como si toda su tripulación fueran de enfermos en estado vegetativo... pero que se movían por todas las cubiertas.

Por el fuego cruzado y las dos barquillas de abordaje con droiditectos dentro que impactaron en la Piett supieron que el crucero imperial caería pronto en manos del navío controlado por, suponían, la Inteligencia Artificial llamada El Arquitecto.

Se miraron entre ellos en la cabina de la Némesis y decidieron que no podían dejar que la Piett fuera derrotada: pusieron rumbo hacia ella a velocidad máxima.

domingo, 4 de julio de 2021

Star Wars d6 EAdlS: El Todo y la Nada (I)

Lucas y Necronis iban a perseguir al droiditecto al interior de la base. Contactaron con la Némesis (recién aterrizada a menos de un click en la espesura sur) y hubo un tenso encuentro donde Lucas tuvo que responder por Necronis. Durante mucho tiempo habían compartido una línea de destino con él como antagonistas, pero ahora había un enemigo común.

El plan cambió y sería el siguiente: Lucas entraría en la base y atraería al droide fuera, donde Zeth y Necronis irían al cuerpo a cuerpo con sables después de que Bárid disparara desde una altura. Garen se quedaría a cubierto en espera, por si era necesario.

Fuera, el mandaloriano se puso en lo alto de una cresta de tierra y hierba con su rifle amban, preparado por si salía el droide. Zeth y Necronis a ambos lados de la entrada de la base, y Garen se quedó oculto, en reserva.

Dentro había cadáveres de troopers y técnicos dispersos por varios lugares. Acabó encontrando al droide, que intentaba destruir uno de los colectores de lava con el se suministraba de energía térmica a toda la base. Lo que buscaba era hacer estallar toda la instalación. Era imbatible, pero algo habría de hacerse. 

Lucas consiguió atraer su atención, consiguió asimismo impedir que los colectores dejaran de funcionar, y propició que el droiditecto lo persiguiera hacia el exterior. 

Fuera todos estaban tan centrados en la salida del droide que nadie reparó en el silencioso y rápido descenso de combate de dos cañoneras imperiales... no se percataron hasta que las tenían encima escupiendo bláster sobre ellos. El primero en recibir impactos fue el mandaloriano (tumbado en el suelo pero muy a la vista desde el aire), que quedó fuera de combate y habría acabado muerto de no ser por su armadura de aleación de beskar.

El fuego de bláster se intensificó cuando Lucas salió de la base con el droide detrás. Hubo un intenso combate donde el droide acabó derribando una de las cañoneras con su E-Web pectoral modificado, y entre Lucas y Garen pusieron en fuga a la otra (diezmando a sablazos a sus troopers) y consiguieron rescatar a Mando.

Se replegaron hacia la Némesis, no sin que antes Zeth y Necronis persiguieran al droide de vuelta al interior de la base. Lucas y Garen cargaban a Mando hacia la nave. Lucas, cargando con medio mandaloriano, giró su cabeza. Metros más allá de la entrada de la base, tras la cascada del fondo, percibió algo. Una sensación vinculada a la Fuerza de algún modo... ¿quizá el "templo del Todo" al que se había referido el Traductor phindio?

El droide pretendía hacer estallar la base de nuevo. Zeth y Necronis lo persiguieron por la base.

Lucas regresó corriendo para ver que los troopers habían atacado la entrada de la base y ésta había colapsado. Miró a la cascada... allí había algo. Atravesó la película de agua y vio los restos de una batería de pantalla deflectora... Alguien había montado un muro de energía para que no se pudiera entrar en esta cueva tras la cascada; pero el combate, fortuitamente, había sobrecargado el escudo y reventado la batería: la vía estaba expedita. Lucas entró.

Eran gigantescas. Esculturas de viejos maestros, seres de otra raza que juzgaban desde sus pétreos rostros al caballero jedi. Algo parecía querer entrar en él, y Lucas permeó su mente al sentirse en calma... Nuevas formas de entender la Fuerza, formas que Luke ya había intentado expresar a los nuevos jedi, se integraron en su mente mientras caminaba por aquella cueva. El camino acabó en una pequeña compuerta que se abrió y sacó al caballero jedi de su ensoñación. Estaba dentro de la base, y ruidos llegaban del interior. Siguió las voces, llegando a una especie de bahía médica extraña, las voces resultaron ser de un sargento imperial que daba órdenes a un grupo de cuatro phindios "convencidos". Entre ellos estaba el Traductor. Lucas irrumpió en la escena, empujó al sargento e intentó hablar con los phindios. Éstos levantaron sus armas, pero dudaron. Lucas penetró en la mente del Traductor, enderezó aquéllo que los imperiales habían retorcido allí y el phindio despertó y frenó a sus paisanos. Lucas logró hacer lo mismo a todos los phindios. Les indicó cómo salir de allí por el Templo del Todo, y destruyó la maquinaria de la bahía médica, que eran tecnología de lavado cerebral.

Zeth y Necronis persiguieron al droide y le lanzaron varios infructuosos ataques para seguidamente retirarse; era frustrante ver cómo el beskar era impenetrable. Necronis parecía buscar algo en el pecho de la criatura, y procuraba lanzar todos sus ataques sobre esa zona. Zeth recibió un golpe que lo lanzó contra una pared, pero se recompuso cuando vio aparecer de la nada a Lucas cargando. La lucha los arrastró por varias dependencias, pero el droide logró llegar a la planta energética subterránea donde estaban los colectores de lava.

El combate combinado de los tres contra la criatura, con un afortunado Empujón de Zeth que mandó al droiditecto a la lava, no sin que antes Necronis pudiera extraerle un artefacto de su pecho... el artefacto que había pactado llevarse con Lucas.

Salieron los tres fuera pasando por dos sitios cruciales: la bahía médica donde cogieron varios medpacks y otro material y, todavía más importante, el Tempo del Todo. Lucas percibió el cambio en Zeth, pero supo que también había habido un profundo cambio en Darth Necronis, Utter Rim.

Se despidieron en la pequeña laguna, cada uno con su parte del trato cumplido, y nuestros héroes salieron raudos hacia la Némesis.

viernes, 25 de junio de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Amistades Peligrosas

El droiditecto de beskar  atravesaba la jungla hacia el norte, y Necronis y Lucas iban en pos de él.

Ambos compartieron persecución y recuerdos, y vieron que sus objetivos inmediatos eran afines, así que unieron fuerzas.

Luna Jedha, hace 30 años...

El joven Lucas entrenaba junto a sus compañeros en el templo jedi. Había recibido su cristal kyber en Ilum hacía más de un año, y se estaba destacando entre los otros padawan gracias a las enseñanzas poco ortodoxas de Qai Ataro. 

Aquella mañana habían llegado algunos alumnos en un transporte. A Lucas le llamó la atención un chaval algo más mayor que él mismo. Parecía triste y sin amigos. Se llamaba Utter Rim, y venía de Alderaan. Lucas lo invitó a practicar con espadas de madera, derrotándolo porque Utter usaba técnicas muy rígidas mientras Lucas usaba su estilo dúctil y basado en usar la astucia para buscar flaquezas en el adversario. 

Lucas no se burló, ni se jactó: explicó a Utter el fallo y actuó como un buen compañero. Qai Ataro, tras las columnas del patio de entrenamiento, sonreía con cierto orgullo. Lucas y Utter fraguaban una buena amistad.

Phindar, 29 después de la Fundación del Imperio.

Lucas y Darth Necronis (antes Utter Rim) llegaron corriendo al último punto donde el droide había tocado tierra: el Cementerio Pequeño, que no era más que un viejo X-Wing que había aterrizado de emergencia. No sabían qué había hecho el droiditecto, pero Lucas extrajo la memoria de la unidad R2 (que estaba en un estado bastante precario) y continuaron la caza. 

Caza que, por supuesto, los llevó a la base imperial.

Luna Jedha, hace 30 años...

Durante meses fueron buenos amigos y compañeros. Pero Utter no tenía asignado un maestro. Un día llegó un duro gris envuelto en ropas jedi, llamado Shergath H'aoul. Era maestro de jedi, llegado de Coruscant. Buscaba un padawan, y lo encontró en Utter. 

Una mañana, casi a punto de ser el día en que su amigo se marcharía con su nuevo maestro, Lucas entró en su celda compartida para charlar. No había nadie: los dos catres estaban hechos, pero había cierto revoltijo entre las pocas pertenencias y objetos que había en el cubículo de piedra. Pero algo atrajo al muchacho... allí había algo oscuro, atractivo, pero maligno. Escondida bajo un catre encontró una pequeña pirámide rojiza del tamaño de su puño: un holocrón. Lucas llamó a su maestro, y Ataro no pudo reprimir su ira. 

Ambos buscaron a Utter y a H'aoul, y los encontraron a varios clicks del templo, en el desierto, junto a una nave interestelar mandaloriana. Ataro increpó al maestro H'aoul, exigiendo que dejara su espada láser. Lo que sucedió después ocurrió en milésimas... H'aoul tiró de Ataro y lo atravesó con su sable, mientras Utter estaba como controlado mentalmente por su maestro. Lucas intentó reaccionar, pero el duro dominó también su mente y la oscuridad cubrió sus pensamientos y recuerdos.
Shergath borró y modificó los recuerdos del padawan, y la historia se contó como que un jedi oscuro había atacado a Ataro, y que H'aoul había llegado a tiempo para ponerlo en fuga. La amistad de Lucas y Utter se había borrado de sus mentes.

Phindar, 29 después de la Fundación del Imperio.

Lucas y Utter discutían mientras avanzaban a través de la espesura. Comenzaban a recordar. Utter recordaba más, pero tenía los recuerdos bajo bruma. Lucas tenía enormes lagunas que se iban retirando como una marea inexorable. Al pasar tiempo con Darth Necronis, había entrado en una especie de comunicación espiritual extraña con su viejo amigo. El espíritu de Utter seguía en él, y los recuerdos afloraban en los dos.

Utter buscaba una pieza importante dentro del droiditecto, algo que ayudaría a acabar de construir el dispositivo de masa sombra; dispositivo que también buscaba el Arquitecto. Utter sabía que podría traer a alguien del Mundo Sombra. Lucas entendió que se refería a H'aoul... "amigo, tu viejo maestro te engaña... quiere volver, pero es oscuro y busca su propio poder". Utter sonreía, "él será sólo la prueba de que el dispositivo funciona; a quien quiero traer es a la gente que me quitaron". Lucas, entonces, comprendió a qué se refería el huérfano de Alderaan...

La entrada de la base estaba cerca de un pequeño lago de poca profundidad, encajada en un pequeño cañón con una cascada al norte, el lago al este, la base al oeste y una quebrada al sur, que es por donde entraron a ese espacio. Guardias muertos y clima bélico en el interior. Lucas y Necronis entraron buscando al droiditecto.


... Mientras, el resto del grupo se reunió en la Némesis y consiguieron hacerla despegar con las piezas que Garen había reunido del crucero republicano estrellado. Se acercaron lo máximo posible a la base imperial sin llamar la atención de sensores.

Se prepararon para atacar la base en cuanto tuvieran noticias de Lucas y de Necronis.

(Esta partida se jugó con un solo jugador, con flashbacks combinando las dos épocas, usando doble ficha y el sistema FATE básico)




miércoles, 23 de junio de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Mucha acción!

(Resumen-refrito de varias sesiones)

La Némesis estaba bastante dañada.

La vegetación del planeta-jungla impedía que los sensores y las comunicaciones funcionaran correctamente. Había que salir a explorar.

En una primera exploración consiguieron contactar con un grupo local que estaba emboscando a unos soldados de asalto. Los jedi ayudaron a los phindios sutilmente, y luego se presentaron ante ellos. Resultaron ser unos rebeldes que luchaban por la independencia del planeta, ocupado por tropas imperiales. Uno de ellos sabía hablar básico. Le llamaron "El traductor".

Los phindios los guiaron a su aldea. Era curioso cómo llamaban a todo humano "imperial", tal vez porque no conocían otra cosa. En la aldea se enteraron de que había otros y anteriores contactos con extranjeros, y que tenían localizados varios lugares como emplazamientos señalables.

El Cementerio Grande, que resultó ser un crucero republicano estrellado en la ribera de un gran lago de frías aguas.

El Cementerio Pequeño, un X-Wing estrellado y parcialmente expoliado.

Un lugar vinculado a La Nada, al sur. El Traductor les dijo que las Máquinas que Matan vienen de allí y que atacaban a los imperiales de vez en cuando.

Al norte, un lugar vinculado al Todo. Allí es donde estaba un antiguo templo phindio y la base del Imperio. El templo era mancillado y los phindios buscaban recuperarlo.

Durante los días que pasaron hubo muchos encuentros. El padawan Garen desapareció secuestrado por Awol Nux (hermano de Zeth) en el Cementerio Grande, llevado a la base de las Máquinas que Matan al sur, para ser liberado (increíble) por Darth Necronis. Garen escapó en un speeder del Arquitecto tras saquear de piezas la base. También encontró un saco con un juego de sables láser cortos. Descubrió en su cautiverio que Awol era un ciborg al servicio de la malvada IA galáctica. Necronis puso en fuga a Awol Nux, y ofreció a Garen sus conocimientos si quería seguirlo como maestro. Garen se negó, pero Necronis lo liberó igualmente. Garen explicaría a sus verdaderos maestros más tarde que veía en el jedi oscuro una especie de guerra privada contra el Arquitecto y sus droides. Intuyeron que los sables pertenecerían a algún jedi muerto en la zona.

Zeth Nux iría después en busca de su hermano, acompañado por el mandaloriano Bárid Bastra. Allí lograrían entrar en la base del sur, donde al Arquitecto creaba sus máquinas que mataban. Encontraron mucha tecnología, una forja que Bárid reconoció como de beskar... y a Awol Nux. El antasño dathomiriano tuvo una breve discusión con su hermano Zeth; pero ésta acabó con Awol activando una carga explosiva oculta en su pecho. Zeth lo empujó con toda su Fuerza, lanzándolo a varios metros hacia la entrada de la base. Ésta quedó destruida y los dos protagonistas aprisionados en la forja.

Acabarían saliendo por unos estrechos túneles de servicio horas después, tras confirmar a la Némesis que estaban vivos y que habían detectado en los sensores de la base "algo dirigiéndose hacia ellos desde el sur".

En el lugar del impacto de la Némesis las cosas se pusieron difíciles. Tropas imperiales y phindios al servicio del imperio habían encontrado la nave y se disponían a atacarla para sacar a los rebeldes del interior. Phindios de la aldea habían venido a ayudar junto con Garen y Lucas (que había ido a la aldea a hablar con el Traductor). Los mandalorianos hermanos de Bárid defendían la posición mientras Dash y Plug-In daban energía a las pantallas deflectoras. Garen y Lucas salieron al ataque, pero en el momento en que se creyeron desbordados por los imperiales un enorme droide aterrizó en medio del campo de batalla causando varias bajas entre los troopers en cuestión de segundos: casi dos metros y medio de tecnología extraña y forma humanoide, y una armadura reforzada que dejó sin habla a Lucas... el caballero jedi lanzó un potente mandoble sobre la cabeza del droide, éste lo detuvo con el antebrazo izquierdo y el haz de luz se quedó bloqueado ante el atónito Lucas... El droide estaba revestido de beskar.

Intentó que la criatura cibernética se centrara en él, propiciando que se alejase de la nave y de Garen y los phindios rebeldes, pero el enorme droide se lanzó sobre Badir (que había bajado por la esclusa de babor a tiro limpio),  destrozándole la cabeza y saltando sobre la esclusa donde Essantha abría fuego también, hiriéndola de gravedad. Lucas volvió a saltar sobre el droide, pero éste consiguió bloquear sus golpes y se preparó para aplastar al jedi con sus enormes puños.

El droide salió desplazado varios metros, resbalando por el embarrado suelo y arrastrando cadáveres con sus pies y piernas. Confuso miró sobre su hombro, para ver sobre el casco de la Némesis a Darth Necronis empujando con su Fuerza al droide. Lucas no daba crédito.

El droide, bajo varios posibles atacantes, decidió salir por patas: activó algo en su espalda y un propulsor lo elevó rumbo norte. Necronis salió corriendo en pos de él y Lucas a la zaga.

Parecía que el droide, tal como había explicado el Traductor, buscaba hacer el máximo daño posible a las tropas imperiales. Quizá fuera rumbo a la base imperial del norte.

En el campo de batalla estaba Badir muerto, Essantha malherida, Garen intentando encontrar a los phindios de la aldea (habían sido capturados por los supervivientes imperiales) y, a lo lejos, Zeth Nux y Bárid el mandaloriano, volviendo sin saber lo que había ocurrido.

domingo, 23 de mayo de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Hacia la Oscuridad

Saltaron a Botajef a través del Thrill de la Nebulosa Denaria.

En cuanto pudieron salirse del alcance de los sensores y pasar desapercibidos a ojos extraños se introdujeron en el Corredor Salin rumbo a Vjun. Serían varios saltos y costaría bastante combustible, pero los apaños de Dash Vondar con las baterías de la nave aumentaban el rendimiento y la eficiencia.

Había varias ideas en el aire... Botajef estaba relativamente cerca de Dathomir. La ruta también podría acercarse a Mandalore. Raydonia estaba en las visiones de Garen. Fue en el salto de Botajef a Phindar cuando el muchacho tuvo una enorme visión que casi lo deja bloqueado. A gritos llegó a la cabina, diciendo que había que frenar ¡YA!

Sacaron a la nave del hiperespacio y allí estaba: una cápsula de salvamento imperial. Garen había detectado el lugar exacto, la Fuerza había guiado al muchacho hasta su visión. Rescataron la cápsula y encontraron dentro un cadáver y un soldado de asalto superviviente. Éste empezó a dar órdenes tan pronto se vio en la Némesis: "Esta nave queda confiscada por el Imperio, pongan el rumbo que yo les diré" y tal y cual... Lucas movió la mano ante su cara y le dijo "tranquilízate, está todo controlado; ya puedes descansar, soldado". Lo mandaron a la cantina y le extrajeron lo que pudieron: un jedi oscuro atacó la nave y se llevó datos. Supieron también que los padres de Gar Garen estaban relacionados con lo que fuera que estaba buscando el jedi oscuro.

Decidieron devolver al soldado al Imperio. Su charla con la vicealmirante Nesh les había dado cierta perspectiva y ésto podría ser un gesto de buena voluntad. Podían o volver a Botajef, donde sabían seguro que estaban los imperiales, pero que les costaría días de viaje por desandar el camino; o seguir el Corredor Salin y llegar a Alba-16, una base imperial que salía en los holomapas antiguos. Eligieron esta última opción, desafortunadamente.

El planeta era orbitado por varios cruceros imperiales, y no pudieron evitar sentir que se metían en la boca del lobo al solicitar paso libre para entregar a un imperial herido, usando la carta de la vicealmirante Nesh como salvoconducto. Aterrizaron en la base imperial (una especie de espaciódromo con cuartel y varias dependencias más) en una llanura enorme en una zona bastante seca del planeta. 

La hierba amarilla rodeaba el perímetro de plastiacero, y más allá vieron con los binoculares una especie de campo de trabajo (¿granjas, tal vez?) ocupado por gentes de diferentes razas. No les dio buena espina.

Al descender fueron recibidos por un oficial que les agradeció la colaboración llevándose al soldado herido, y dejando a seis soldados  con un speeder sin capota con un cañón bláster trasero y un cepo de gravedad enganchado en una de las patas de la Némesis. Agacharon la cabeza y esperaron durante un tiempo. Tiempo que se transformó en una hora y luego varias más. Lucas no lo vio claro y bajó a hablar con el soldado al mando, que le respondió con evasivas, malos modos y sin dar importancia a las palabras del jedi. Lucas no quiso soportar más la situación y se dispuso a anular el cepo, a lo que los soldados respondieron con unas amenazas que acabaron cumpliendo: el combate fue inevitable. 

Lucas intentó no matar a nadie y empujó con la Fuerza y deflectó disparos de bláster, Zeth también salió de la nave y ayudó junto a Garen. Cuando consiguieron reducir a la escuadra vieron llegar desde el acuartelamiento a un A-A5 modificado (era algo más pequeño) que se dirigía hacia ellos abriendo fuego contra su nave. Antes de que Lucas pudiera dar la orden de despegar, Essantha lanzó un cohete mandaloriano a la tanqueta, haciendo que ésta perdiera velocidad y se clavara en el suelo a unos 30 metros de ellos. Subieron a la nave y, a gritos, ordenaron a Plug-In que despegara a toda velocidad. En órbita fueron alcanzados por las baterías de los cruceros, que hicieron mella en los escudos... gracias a los avances aplicados en las baterías por Vondar no saltaron en pedazos. "¡Salta! ¡Salta, madita sea!" le gritaron al droide... y eso hizo.

Lo siguiente que vieron fue al aledaño planeta Phindar haciéndose enorme ante ellos. Cayeron a toda velocidad en dirección a una jungla que lo cubría todo en todas direcciones, y se estrellaron sobre el vientre de la Némesis aplastando palmeras, ocotes, orquídeas, manglares... en unos 100 metros de ensordecedor desplazamiento. Finalmente la nave se detuvo, apoyando su flanco estribor contra los troncos que habían detenido su avance. Se hizo el silencio total. Todos los sistemas se apagaron.

sábado, 22 de mayo de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Ataque en Torque y Visiones del Presente

Torque estaba siendo atacado. 

Las comunicaciones habían sido intervenidas y una nave había aterrizado cerca de Ciudad Torque. La Némesis ayudó durante el combate, y acudieron a destruir la nave esférica que había lanzado a unos extraños homúnculos negruzcos en armadura sobre la población torquense. 

Por lo que descubrieron después, el Palacio de Bwahl fue atacado, intentando matar a todos los presentes con armas cortas. Había grabaciones de Nawarah lanzando por los aires con la Fuerza a varios enemigos contra los muros del Palacio, aplastándolos... Lucas asentía al ver el holograma, recordando a la maestra Secura, su hermana. 

Nawarah estaba herido, en su cama, con un droide médico y con Badir y Essantha Bastra, los chiss mandaloriandos, que habían defendido el Palacio junto con las tropas milicianas del Hutt. Cuando Lucas le tendió los datos de información sobre el "túnel espacial" y cómo usarlo, su rostro herido mostró verdadera felicidad... "Ahora Torque podrá salir de la miseria, y podremos comercial de igual a igual con los planetas interiores... nuestra gente podrá progresar". Durante unos días se mantuvieron en el Palacio para protegerlo, dejando que Nawarah y los Bastra (heridos anteriormente en una escaramuza) se recuperaran; prepararon la nave para un viaje largo y vigilaron que Torque recuperara la calma. 

Viajaron luego a Yavin 4 y allí contaron al maestro Skywalker lo vivido, y ayudaron en todo lo posible a Luke a montar el praxeum. 

No sabrían que una de esas tardes, comido por la curiosidad, Gar Garen se acercaría a una de las celdas del templo donde Zeth Nux había guardado los pergaminos Sith de Selitan y leería uno de ellos, desconociendo el idioma o el alfabeto en que estaba escrito... Entre gritos de terror, el padawan reveló a sus maestros que había tenido una especie de visión en la cual un hombre de negro, sin duda Darth Necronis, asaltaba un crucero imperial y robaba algún tipo de dispositivo con información, matando a casi toda la tripulación. Pudo entender que ese crucero estaba en algún punto cercano a Raydonia, en el Corredor Salin. Fuertes reprimendas cayeron ese día, pero entendían que debían confiar en la Fuerza.

Tocaba decidir el siguiente paso. El más lógico para algunos era Vjun, ya que tanto la consciencia virtual de Juno como otros rumores que llevaban recogiendo desde hace tiempo indicaban que allí se tramaba algo. Quizá el Arquitecto tenía allí una base estable.

Hablaron largo y tendido sobre todo lo que estaba pasando en todo el sector, y Luke decidió acompañarlos a luchar contra Necronis y el Arquitecto. Todo el plan se fue al garete a la noche siguiente, cuando una pequeña nave se estrelló cerca del templo Massassi. Acudieron al momento, y pudieron conocer a Gawynn Carden, una excombatiente de la Alianza Rebelde amiga de Luke. Traía a unos muchachos (un niño y una niña humanos, y una twi'lek y un duro poco menos que Gar Garen en edad y tamaño). La participación de Luke en el viaje habría de posponerse o cancelarse, ya que estos muchachos que Gawynn había traído eran los nuevos estudiantes del praxeum. Gawynn había estado buscando candidatos siguiendo los criterios de Luke, y había vuelto en cuando había podido.

Gawynn Carden, veterana de Lothal, Hoth, Endor y Jakku, entre otras.

Gawynn les contó, cenando una de esas cremas de verduras que hacía Luke, que los rumores de que un crucero republicano que coincidía en descripción con el Scarif había rondado los sistemas aledaños, pero que saltaba con frecuencia incoherentemente, eran ciertos. Ese mismo crucero había dañado sus motores en un ataque el día anterior, de ahí el aterrizaje de emergencia en la jungla de Yavin 4.

De todas formas empacaron y se dispusieron a abandonar la seguridad del templo y saltar hacia Botajef a través del agujero de gusano, al que llamaron Thrill (en honor a la difunta capitana de la vieja nave de Bárid, la Rising Star). De allí el plan era acercarse al sistema e incorporarse al Corredor Salin hasta Vjun... pasando previa y brevemente por Raydonia a comprobar la visión de Garen.

Star Wars d6 EAdlS: Gusanos

Salieron despedidos con la nave en una total oscuridad sólo rota por los las leves luces de los botones del cuadro de mandos, lanzando toda ella gritos por la fatiga del metal por todo el casco y las cubiertas interiores.

Cuando la Némesis despertó de nuevo, sus tripulantes entendieron que habían atravesado la nebulosa Denaria: las cartas y la computadora de a bordo los situaban a pocos clicks de un sistema llamado Botajef. Mientras pensaban qué hacer un crucero de la República surgió del espacio cerca de ellos: era la Scarif, el navío de Shoan Denau.

"Rindan la nave", les decía, "o abriremos fuego". Casi sin darles tiempo, los láser del crucero empezaron a detonar cerca de la Némesis, que puso pies en polvorosa con Bárid a los mandos, esquivando como podía las baterías enemigas.

Al cabo de unos minutos de arduo pilotaje defensivo, un crucero imperial surgió del sistema Botajef; era la Piett, con la vicealmirante Nesh al mando. "Nave de la Orden Jedi Némesis, pase a coordenadas 2-6-2 para entrar bajo nuestra protección". El Piett venía de frente a gran velocidad y, al entrar en zona de combate, lanzó sus TIEs hacia la Némesis y la Scarif.

Un corto debate llevó a Bárid a maniobrar a esas coordenadas y, sorprendentemente para todos, los imperiales lanzaron fuego de cobertura y la Piett se colocó haciendo de parapeto y abriendo fuego con todas sus baterías sobre la Scarif. La nave republicana valoró sus opciones y giró a velocidad máxima hacia el punto por el que había venido. La Piett recuperó sus TIE y escoltó a la Némesis hacia Botajef.

Crucero Imperial Piett
Allí, en un espaciopuerto cercano a los enormes astilleros imperiales, fueron recibidos en una de las salas privadas de una torre de control, por la vicealmirante. Era raro verse "protegidos" por el Imperio. Ninguno bajaba la guardia... Lucas había vivido casi 20 años en la sombra, escapando de esta gente con identidades falsas. Zeth parecido, ocultándose de los inquisidores imperiales. Gar Garen había sido vendido a la hynah por imperiales. Bárid nunca les había tenido aprecio.

Aun así, Nesh los trató con total deferencia, los invitó a chocolate y dulces varios, y les habló del gran proyecto que tenía el Imperio. Que la República era simplemente un golpe de estado puntual que caería por su propio peso, y que el Imperio llevaría la paz a la galaxia de un modo racional, justo y aportando prosperidad a todos los sistemas. Habían fallado en su mensaje anteriormente, pero ahora los moffs tenían otros métodos y otra perspectiva.

Al acabar, la Némesis estaba con combustible y energía recargados, cortesía de Nesh. Agradeciendo el trato recibido, volvieron a despegar y se alejaron de Botajef sabiéndose vigilados. Se alejaron lo suficiente para que los imperiales no encontraran las coordenadas de enganche con el "atajo", y volvieron a meterse en él.

Salieron del agujero de gusano de nuevo a pocos clicks de la Estación Denaria. Esta vez vieron a la Scarif atracada contra ella, siendo atravesada por latigazos provenientes del agujero negro. Prefiriendo no medir fuerzas con la Scarif ni con las poderosas fluctuaciones de energía de la nebulosa, saltaron cuanto antes a zona segura, rumbo a Torque. 

martes, 4 de mayo de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Acreción

El viaje resultó tranquilo hasta empezar a atravesar la nebulosa. Las pantallas, aumentadas gracias a las baterías suplementarias, estaban bajo el control del copiloto Dash Vondar. Mando pilotaba lo mejor posible pidiendo vectores de aproximación a la gigantesca estación. Lucas, Zeth, Gar y Plug-In se disponían al desembarco en cuanto se pudiera.

La visión era irreal: todo era nebulosa, con grandes descargas energéticas impactando entre ellas y contra la nave creando una chisporroteante esfera iónica alrededor del casco. Dash aprovechaba esto para recargar las baterías de las pantallas al tiempo que las usaba para reforzar las defensas. A unas pocas decenas de clicks estaba la estación, que ocupaba gran parte del espacio que se veía desde el frontal de la cabina de la Némesis.

Algo más lejos había un foco de energía no identificado que parecía extraer energía de la nebulosa, pero que a su vez expulsaba energía a grandes latigazos. No pudieron determinar lo que era.

Latigazos desde la negrura
Se acercaron con decisión a una de las esclusas (no compatibles con las de la Némesis) y los tres jedis y el droide abordaron la Estación Denaria en trajes de vacío. El aspecto general era de total abandono, tanto por dentro como por fuera; habrían pasado largas décadas desde su desalojo y posterior olvido por parte de tantos. Lo importante estaba, claramente, en el archivo. Buscaron el lugar y dieron con él no sin pasar por diferentes estancias de la Estación (algunas de ellas demostrando cierto trasiego reciente). 

La Némesis se afanaba en esquivar los latigazos que llegaban del cúmulo de energía, pero fue testigo de excepción de cuando uno de ellos (curvos, gigantescos y dorados) atravesaba literalmente la Estación Denaria... con los jedis y el droide dentro.

Las visiones en el Archivo llegaron al instante. 

Zeth Nux se vio luchando contra el quirodáctilo de nuevo como en su adolescencia. Había visto como su hermano mayor Awol se postulaba como Hermano de la Noche y debía acabar con aquella bestia... pero Zeth sabía que moriría en ese intento, y lo suplantó. Se enfrentó él al monstruo y lo derrotó. Su hermano nunca se lo perdonaría. Y el dathomiriano, expuesto de nuevo a esa elección, volvió a dejar a su hermano sin poder enfrentarse a su rito de paso... 

El quirodáctilo de Dathomir

Lucas Thunderstruck fue atacado por un guardia del Templo mientras exploraba el archivo... ¿cómo era posible? Y su voz... era como un eco del pasado que no lograba fijar en el tiempo no el espacio. 
El guardia se afanó y lanzó acusaciones contra Lucas... El antaño padawan había seguido la Senda Gris de Harlek Dofuss, se había descarriado y durante más de 20 años había estado huyendo del Imperio y dando la espalda a las enseñanzas Jedi. Había renunciado a quien era. Había sido egoísta. 
El guardia agarró de improviso a Gar Garen y se disponía a matarlo... Lucas tuvo que sacrificarse para impedir que el sable láser matara al muchacho. Lucas estaba de rodillas ante el guardia y su sable ya no podía parar la estocada mortal.
El guardia no asestó el golpe y Gar desapareció... Lucas sintió cómo el guardia pasaba el filo de energía sobre su cabeza y le decía "La Fuerza estará contigo... siempre. Levántate ahora Lucas Thunderstruck, caballero Jedi"... Era la voz de Dofuss, que se había quitado el casco y le sostenía la mirada severamente. Lucas vio cómo esa visión se desvanecía.
Honor y rectitud

Gar Garen estaba solo y en pánico. Ni Lucas ni Zeth estaban a la vista. Sintió que el suelo se caía bajo sus pies y vio a su madre, bajo tierra. Su madre muerta a la que no recordaba, enterrada sin sudario ni ataúd. Su madre lo llamaba, pero Gar estaba siendo enterrado también. El miedo lo impulsó fuera de esa tumba, con sus brazos empujando tierra a su espalda, su boca llena de polvo y ceniza, sus ojos ardiendo de dolor.


Todos salieron de sus visiones llenos de desazón... ¿Qué había pasado? Resolvieron que tenían que salir de allí lo antes posible: otro latigazo y podría pasar cualquier cosa. Plug-In había conseguido datos importantes del Archivo, pero ahora lo que primaba era salir por pies. Además, sin previo aviso, empezaron a salir atacantes dathomirianos de todas partes, como visiones de pesadilla desde la mente de Zeth.

Llamaron a la Némesis e intentaron escapar por una esclusa cercana, debiendo salir usando la presión y la Fuerza para "flotar" hasta la esclusa de su nave. En una maniobra conjunta entre las técnicas jedi y la pericia del mandaloriano a los mandos se consiguieron salvar todos. Corrigió los vectores, colocó la nave en posición y, se disponía a saltar cuando un crucero de la república apareció ante ellos. Era el Scarif, y Shoan DeNau les habló desde el comunicador entre las interferencias de la nebulosa. Quería que se acoplaran al Scarif y se pusieran "bajo la protección de la República". Las opciones eran obedecer o salir en dirección contraria... hacia el negror que experimentaba picos energéticos imposibles. 

Digamos que hubo un breve debate en el que la mayoría prefirió probar suerte huyendo. La nave sufrió un tirón gravitacional inverosímil, y fue arrastrada hacia el objeto que parecía estar absorbiendo todo... incluida la Némesis.

La nave fue engullida por un agujero negro en medio de la Nebulosa Denaria.


viernes, 23 de abril de 2021

Star Wars d6 EAdlS: Revelados

Habían liberado Torque de República e Imperio, pero al mismo tiempo habían revelado su condición de jedis, y su vinculación a una Orden Jedi.

En la superficie Mando y sus dos Hermanos habían estado buscando otros mandalorianos, pero acabaron en una escaramuza en una cantina de los arrabales por una facción desconocida... Los contrincantes los superaban en número y se pusieron en gran peligro. Mando acabó casi matando a sus compañeros chiss al cebar uno de sus cohetes y lanzarlo para matar a los contrincantes. Sus hermanos ignoran qué ha ocurrido, pero fueron rescatados por la milicia de Torque y llevados al palacio de Bwahl. Ellos se quedaron en observación para recuperarse de sus heridas, y Mando pensando en sus cosas.

Por otro lado Lucas, Zeth y Gar Garen pusieron rumbo a Yavin 4 en la Némesis, acompañados por Dash Vondar y el restaurado (o, al menos, en proceso de restauración) Plug-In. Necesitaba varias horas de funcionamiento para que el sullustano pudiera hacer diagnósticos de los procesos del droide, y era una buena excusa para acompañar al joven Garen a conocer al maestro jedi Skywalker y demostrarle sus incipientes habilidades.

El encuentro fue agradable y Luke preparó caldo de verduras para todos y les mostró los avances en el praxeum: aquello empezaba a parecerse a un verdadero lugar de entrenamiento para futuros jedi. Le comentaron la necesidad de viajar a la Estación Denaria y cumplir así con el trato que le habían hecho a Bwahl el hutt (y a Nawarah) hace meses. El jedi les dijo que la Fuerza los guiaría, e incluso vio lógico que el joven Garen fuera con ellos... algo le decía que su destino iba en esa dirección. Asignó a Lucas como su tutor temporal y pidió en privado a Zeth que no le quitara ojo a ninguno de los dos.

Así que al día siguiente partieron a Torque y recogieron a Mando para poner rumbo a la infame e ignota Estación Denaria.